CSI EN ARCELORMITTAL FARTOS DE MILONGUES

En el día de hoy (18/09/19), nos hemos despertado con el anuncio de un nuevo ERTE en el Tren de Alambrón, un nuevo capítulo que acrecienta el hartazgo e indignación de gran parte de la plantilla.

No vamos a dar por buenos los argumentos de la empresa de que hay falta de pedidos, cuando la propia empresa no aporta dato alguno y simplemente nos pide que hagamos un acto de fe y demos por ciertos sus datos.

Hay que recordar también que estamos dentro de la negociación de convenio y con un plan de productividad pendiente que pretende llevarse por delante 200 empleos en largos, con lo que la empresa va utilizar todas sus armas para inclinar la balanza de su lado.

Tamos fartos de la política de chantaje que usa ArcelorMittal en todo tipo de negociaciones.

Tamos fartos de la política del miedo que fomentan determinadas organizaciones sindicales mediante sus “visitadores mañaneros” con el único objetivo de hacerle el caldo gordo a la empresa.

Tamos fartos de ERTES por falta de pedidos cuando la empresa lo aplica en fines de semana y festivos para dejar fuera de ellos a toda la JEFATURA y jornada normal y dejando en entredicho que la situación no es al menos tan grave.

Tamos fartos que la dirección del taller, en determinados puestos, diga quienes van de ERTE de forma subjetiva y sin ningún criterio.

Tamos fartos de batir récords de producción y de trabajar a ritmos altos bajo el “látigo” para acabar en el ERTE al día siguiente.

Tamos fartos de la falta de formación de la mayoría de la plantilla con el argumento de que no hay personal, para luego acabar en el ERTE.

Tamos fartos de que los “voceros del patrón” nos metan miedo con la situación actual y que el futuro será peor por la parada de un horno, cuando todos sabemos que traemos Palanquilla de Alemania.

Tamos fartos de que a una multinacional en beneficios se le siga prorrogando el ERTE año tras año por una mayoría sindical.

En definitiva TAMOS FARTOS DE MILONGUES.