La CSI exíge la continuidad de la minería más allá del 31 de diciembre

Asturies sufre una situación de reconversión industrial y económica hacia la nada desde hace varias décadas, con episodios constantes de cierres de empresas que en ocasiones llegan a picos álgidos como el actual, con el reciente anuncio del despido de toda la plantilla de ALCOA y el inminente fin del sector de la minería. Todo ello responde a los intereses del capitalismo global, que arrasa con la vida de las personas cuando ya no le resultan rentables, como podemos comprobar actualmente en Asturies.

La Corriente Sindical d’Izquierda quiere reafirmar su defensa de la continuidad de la extracción y uso carbón autóctono mientras siga habiendo en Asturies centrales térmicas, al ser una materia prima cuyos yacimientos en nuestro territorio tienen reserva para varias décadas y fuente de empleo y de futuro para comarcas enteras, frente al carbón de importación que, si bien puede parecer más barato, acarrea un alto coste medioambiental por su transporte en barco desde latitudes lejanas y su almacenamiento en puertos como el de El Musel, cuyas consecuencias en forma de desprendimiento de partículas contaminantes sufren en la zona oeste de Xixón, y un altísimo coste humano por las condiciones de explotación que sufren quienes arrancan el carbón en países como Colombia o Sudáfrica, además de la persecución y asesinato que sufren en esos y otros países aquellas personas que se oponen a dicha explotación.

Exigimos también, por las razones aludidas, la nacionalización total del carbón, que eviten desastres económicos y sociales como los que sufren los concejos mineros de la zona occidental y que, cuando realmente sea inevitable, en un futuro, el cierre de la minería del carbón, este venga precedido de un plan energético bien implementado y por medidas económicas y en materia de empleo reales, que eviten desastres económicos y sociales como los que actualmente sufren las comarcas mineras del centro y occidente de Asturies.

Abogamos, asimismo, porque se implementen en el sector las medidas tecnológicas adecuadas para una combustión limpia del carbón, como por ejemplo las destinadas a la captura del CO2.