El sindicalismo comprometido con la autodeterminación y contra la represión

El 1 de octubre del año 2017 el pueblo catalán ejerció el derecho de autodeterminación que ya se inició hace años. Desde las consultas populares que empezaron en el 2009, pasando por la consulta del 9 de noviembre de 2014 o las 18 veces que se ha pedido al Estado la posibilidad de hacer un referéndum.

Los sindicatos firmantes estuvimos al lado del pueblo catalán para defender el derecho a decidir libremente su futuro.
Los sindicatos soberanistas catalanes impulsaron las huelgas del 3 de Octubre y el 8 de Noviembre, tanto para mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora como para defender sus libertades sociales y laborales.

El aparato del Estado Español está desarrollando una ofensiva represiva contra diferentes sectores del movimiento para la autodeterminación de Catalunya: representantes políticos, activistas de la ANC, Òmnium o de los CDRs. Algunas de estas personas llevan prácticamente un año en prisión sin juicio, otras en el exilio. No obstante la represión no se acaba aquí, docentes, bomber@s, artistas también son perseguidas con el único objetivo de generar miedo para así intentar aplacar el movimiento para la autodeterminación de Catalunya.

El sindicalismo también ha sufrido y sufre represión cuando lucha, Bodalo, Alfon, Sidil, Molero y muchas otras y otros son sindicalistas encarcelados por defender los derechos. Es por esto que sabemos que si el Estado es capaz de imponer su represión en un lugar se siente con más fuerza para reprimir en otro, sobre todo cuando se ha intensificado la complicidad ideológica de cierta izquierda política. Si la ofensiva represiva y el recorte de derechos se consolida en Catalunya, se acabará normalizando también en el resto del Estado, motivo por el cual debemos defender sin fisuras el derecho a huelga y el fin de la persecución de quienes lo ejercieron el pasado otoño en Catalunya.

Desde los sindicatos firmantes nos solidarizamos con las personas presas, exiliadas y perseguidas, también con sus familias, seres queridos y compañeras de organización. Exigimos su libertad y el fin de su persecución.

Hoy, cuando se acerca el aniversario del 1 de Octubre las organizaciones firmantes nos reafirmamos en lo que ya decíamos hace un año:

El derecho al voto es un derecho fundamental para cualquier sociedad que quiera resolver democráticamente cualquier conflicto de forma justa y participativa.

1. El conflicto político abierto entre Catalunya y el Estado Español sólo puede resolverse a través de un referéndum donde el pueblo catalán pueda decidir libremente su futuro político.

2. Han sido las negativas continuas del Estado Español a iniciar un proceso que acabe en un referéndum pactado en Catalunya las que obligaron al Parlament de Catalunya a convocar de forma unilateral un referéndum de autodeterminación el 1 de octubre de 2017.

3. En ningún caso puede ser la vía de la prohibición, la represión o la judicialización la respuesta que dé el Gobierno del Estado Español a los deseos de libertad del pueblo catalán.

Como sindicatos somos conscientes de que la lucha de la clase trabajadora de Catalunya por las libertades es una lucha central para romper con la monarquía y el resto de franquismo que no fueron eliminados durante la transición.

Nos comprometemos a acompañar esta lucha desde nuestro territorio y en los centros de trabajo.

La solución del conflicto en Catalunya pasa solo por el respeto a la voluntad del pueblo catalán.

Barcelona, 10 de septiembre de 2018