Contra la persecución al compañero Toño y a la sección sindical de CSI en MECALUX-ESMENA

En noviembre de 2017, la CSI presentó candidatura por primera vez en las elecciones sindicales en Mecalux-Esmena, consiguiendo la mayoría absoluta en el Comité de Empresa (7 miembros de las y los 13 que forman este órgano de representación).

El hecho de que se organizase la sección sindical de la CSI en Mecalux-Esmena originó una dura ofensiva por parte de CCOO al ver amenazada su cuota de poder en los órganos de representación de las y los trabajadores, dada la trayectoria de lucha y compromiso de las y los compañeros que formaron la sección de la CSI.

Después de toda una campaña entre las y los trabajadores para intentar, en vano, desprestigiar a quienes habían decidido dar la pelea sindical desde la CSI, en octubre de 2017, justo antes de las elecciones sindicales, el delegado de CCOO en la empresa presenta una querella criminal contra el compañero Toño, cabeza de lista de la CSI y actual presidente del Comité de Empresa, en la que se utilizan artimañas (permanentes provocaciones que buscan generar reacciones utilizables en una demanda de este tipo y grabaciones de reuniones de los órganos de representación colectivos y conversaciones o discusiones entre trabajadores) totalmente ajenas a la lucha sindical incluso cuando se producen fuertes enfrentamientos dialécticos entre sindicatos debido a los diferentes modelos de acción de cada uno de ellos.

En base a esta querella criminal, el delegado sindical de CCOO en Esmena solicita una indemnización de 25.000 euros por, supuestamente, haber sido injuriado y la imposición al compañero Toño de multas por importe de 22.800 euros.

En los últimos tiempos, hemos visto esta misma estrategia de pretender hundir económicamente a compañeras y compañeros luchadores mediante una querella criminal cuando no es posible obligarles a desistir en su pelea por los derechos de todas y todos los trabajadores en el caso del Hotel Reconquista, en el que una compañera de CCOO se enfrenta a una querella de este tipo planteada por la empresa que gestiona el hotel.

Resulta paradójico que este tipo de maniobras contra el sindicalismo combativo sean también utilizadas por parte de CCOO para intentar vengarse por su derrota en Mecalux-Esmena y para intentar acallar la voz de quienes han conseguido el apoyo mayoritario de las y los trabajadores en base a su trayectoria y a su compromiso con los derechos de la clase obrera.

Desde la CSI condenamos este tipo de maniobras más propias de empresariado sin escrúpulos que de sindicatos que se dicen de clase y manifestamos nuestra total solidaridad con el compañero Toño y con la sección sindical de la CSI en Mecalux-Esmena.