CSI VAUSTE

La venta de Vauste (antigua Tenneco) a otro fondo buitre: la verdad es la verdad por mucho que rebuznen los empresarios y los sindicalistas del régimen.

En estos días en que se hace oficial que el fondo buitre Quantum Capital Partners vende Vauste a otro fondo buitre saudí, es bueno echar la vista atrás y recordar la campaña de criminalización contra los compañeros de la CSI en dicha empresa y muy especialmente contra Ignacio Fuster, secretario general de la Corriente, al que la justicia está dando la razón en todas sus demandas contra las sanciones, suspensiones de empleo y sueldo y querellas criminales con años de petición de cárcel que la dirección de Vauste utilizó para, inútilmente, intentar amedrentarle y hacerle callar cuando denunciaba las intenciones de Quantum de proceder a la venta de la fábrica sin cumplir ninguno de los compromisos de inversión firmados en el momento de la compra.

Actualmente, gracias a una sucia maniobra de los cómplices sindicales del fondo buitre Quantum, la CSI no ha podido participar en las últimas elecciones sindicales, cumpliéndose así el objetivo prioritario de estos tristes personajes que se cansaron de repetir una y otra vez que la Corriente mentía cuando denunciaba que Quantum no iba a cumplir sus compromisos y que estaba buscando un comprador para deshacerse de la fábrica.

¿Saldrán ahora los representantes de CCOO, UGT y USO de Vauste a reconocer que quienes mentían eran ellos y la dirección de la fábrica y no la CSI?

¿Pedirán perdón por su abyecta participación en la campaña de acoso y derribo contra la CSI y contra el compañero Nacho?

Y, ya para nota,

¿Dimitirá alguno de estos personajes una vez constatada la evidencia de las falsedades que utilizaron contra quienes decían la verdad y defendían el futuro de la fábrica?

Evidentemente, son preguntas retóricas que se responden por sí solas.

Ni van a reconocer sus mentiras, ni van a pedir perdón por su complicidad activa en la persecución a la CSI ni van a dimitir.

Pero tampoco van a conseguir su propósito de silenciar a la CSI, desde el comité o desde fuera de él, en la calle y en la pelea.

Con la verdad, el compromiso y la solidaridad como herramientas fundamentales.

A seguir en la pelea.

¡Que viva la lucha de la clase obrera!