CSI Vauste

Sobreseyía la denuncia de Vauste escontra los compañeros Nacho y Zape

 

Nun hebio nin allanamientu de morada, nin revelación de secretos, nin intimidación, ni nada que nun seya’l cumplimientu de los sos deberes como sindicalistes.

Nada que nun supiéremos, pero ye bueno que, de xemes en cuando (y que sirva de precedente), de los xulgaos nos lleguen esti tipu de noticies, onde les decisiones xudiciales tienen dalgo que ver cola Xusticia en mayúscules.

Si nun paez esistir dengún indiciu de delitu na actuación de Nacho y Zape, hai que se entrugar qué pretendía la direición de Vauste con esta denuncia que, recordamos, pretendía consiguir penes de cárcel escontra los nuesos compañeros.

Lo mesmo que n’otros casos asemeyaos, la persecución al sindicalismu combativu pasa per maniobres d’esti tipu, que sumaes a les represalies llaborales (sanciones, suspensiones d’empléu y sueldu, despíos) quier golpear perduro a quien defende los drechos de la clase trabayadora.

Pa escarmientu propiu y ayenu.

Lliquidar a unos pa amedrentar a toes.

A vegaes, cuntando col sofitu del sindicalismu del réximen, que participa con un entusiasmu un tantu vomitivu na campaña de demonización de les y los trabayadores represaliaos.

Nesti casu, dientro’l coru de plañideres que pretendieron llapidar a los compañeros, amás del sindicalismu traidor, tuvieron poderosos empresaurios y polítiques al serviciu de los sos amos y ames.

Inútil esfuerzu.

Por muncho que reburdien nin los compañeros de la CSI de Vauste se dexen amedrentar, nin la xente solidario va dexalos solos na so pelea pol futuru de la fábrica, los puestos de trabayu y polos drechos de la clase obrera.

Probablemente, la direición de Vauste va recurrir esti sobreseimientu y va siguir instalada na so estratexa represiva y les y los sus cómplices políticos y sindicales van siguir difamando a los nuesos compañeros.

Nun importa.

Lo mesmo que nes Termópiles, si les sos fleches consiguen tapecer el sol, pelearemos na solombra.

La verdá ye la verdá por muncho que se enfoten.

A siguir na pelea.

¡Que viva la llucha de la clase obrera!