Xusticia de clase y clases de xusticia

(Alrodiu la sentencia de xulgáu de lo Social 4 de Xixón que considera que comparar sindicalistes de la CSI y terroristes ye llibertá d’espresión)

Nel so poema Yá nun hai llocos, entrugaba León Felipe:
¿Cuándo se pierde’l xuiciu?
Yo entrugo: ¿Cuándo se pierde, cuándo?
Si nun ye agora, que la xusticia
val menos que’l mexu de los perros.

El poeta entrugábalo en 1938 pero güei’l valor de cierta xusticia sigue siendo’l mesmu.

Y la doble vara de midir que apliquen dalgunos y dalgunes xueces en función de quienes seyan les y los acusaos nun fae más que poner d’actualidá esti poema.

Los fechos falen por sí mesmos: Yakuma Ambruster, senior advisor (quiera decir esto lo que quiera dicir) del fondu utre Quantum Capital Partners, propietariu de Vauste, comparó, nun conceyu na fábrica en Xixón, a los sindicalistes de la Corriente Sindical d’Izquierda en dicha fabrica colos talibanes y colos terroristes responsables del atentáu de Manchester en mayu de 2017.

Pal xuez, esta criminalización de los trabayadores de Vauste afiliaos a CSI, sigún la sentencia que se fizo pública fae escasos díes, es simple y llanamente llibertá d’espresión, ensin que quepa imponer al altu executivu del fondu utre dengún tipu de condena.

Afortunadamente (dientro lo que cabe) la sentencia nun propón dengún tipu de condecoración pa dichu direutivu nin impón denguna indemnización al so favor poles molesties causaes.

Pero meyor nun-yos deamos idees.

Esta sentencia garantista del drechu a difamar y a criminalizar al sindicalismu de clase contrasta vivamente cola asoleyada fae meses por otru xulgáu de Xixón que condenaba por amenaces a delles trabayadores de les cafeteríes del Grupo Covadonga y al secretariu xeneral de la CSI, Nacho Fuster (trabayador de Vauste) por tar presentes nuna manifestación na que dalguien glayó “la próxima visita va ser con dinamita”.

Una novedosa contribución a la xurisprudencia represiva que afita la novedá del delitu por proximidá física a quien glaya un slogan mil vegaes repetíu en manifestaciones sociales y llaborales lo mesmo n’Asturies que fuera d’equí.

Lo mesmo que tantes otres vegaes, constatamos la esistencia d’una xusticia de clase que absuelve a les y los poderosos y castiga a quien defende los drechos de la clase trabayadora aplicando criterios cambiantes dafechu en función de quién o quienes seyan les o los procesaos.

A la obrera y al gurrión, perdigón.

Nos tiempos de León Felipe y agora.

A siguir na pelea.

Que viva la llucha de la clase obrera!