Tabes ehí, yes culpable…

Tabes ahí, yes culpable

L’Audiencia Provincial confirma la sentencia que condergó al secretariu xeneral de la Corriente Sindical d’Izquierda y cuatro trabayadores de les cafeteríes del Grupo Covadonga por participar nuna concentración na que se glayó “la próxima visita será con dinamita”.

Sigún la sentencia apelada, ser trabayador o trabayadora d’una empresa en conflictu y/o secretariu xeneral de la CSI y tar presente nuna concentración na que, ente otres consignes, se glaya esa frase, ye motivu abondo pa ser oxetu d’una conderga por amenaces yá que de toes y toos ye sabío que les miles de vegaes nes que se repitió esa mesma espresión en movilizaciones llaborales n’Asturies, el pasu siguiente foi una visita con dinamita, colos estrozos materiales y los daños personales de toes y toos conocíos.

Dende la tranquilidá del so despachu y el so trabayu aseguráu de por vida, la xueza que dictó la conderga en primer instancia evitó analizar el contextu de conflictividá llaboral nel que se produxeron los fechos, redució una movilización de protesta a un meru episodiu de supuestes amenaces utilizando una sola consigna de les munchas que se glayaron n’ella y, ente les decenes de persones que participaron nesi actu de protesta y corearon esa y otres frases, condergó a les y los trabayadores que taben despedíes despedíos y al secretariu xeneral porque taben allí, yéren despedíes y despedíos que teníen la desfachatez de reivindicar la so vuelta al trabayu (que al final consiguieron gracies a les movilizaciones y pesie a les sentencies tan inxustes como ésta) y, nel casu del secretariu xeneral Nacho Fuster, porque ye’l secretariu xeneral de la CSI lo que, al paecer, lu convierte n’oxetu de conderga automáticamente.

Una trabayadora condergada apelaba tamién escontra l’importe de la multa impuesta, 720 euros, que supón más de lo que gana al mes (700 euros).

Agora, l’Audiencia Provincial confirma la conderga orixinal apelando a la llibertá de la xueza pa valorar les pruebes al so llibre entender y tamién desestima, pola mesma razón, l’apelación de la trabayadora que tién que trabayar más d’un mes pa pagar una multa por tar presente nuna concentración escontra’l so despíu na que decenes de persones glayaron una consigna que nun foi del preste de la maxistrada condergante.

Estes sentencies son tou un exemplu d’esta xusticia con minúscules que namás ve lo que quier ver y como lo quier ver, y que forma parte indisoluble de toes eses inxusticies con mayúscules que les y los trabayadores tamos sufriendo tolos díes y a toles hores, esa xusticia que nun ye ciega, sinom tuerta, mirando siempre pal mesmu sitiu y amosando, con rebuscada fraseoloxía güeca y rimbombante que en munches ocasiones toes y toos somos iguales delantre la Llei, pero unos más iguales que otres.

Pesie a esta triba d’atropellos xudiciales, les y los trabayadores nun nos rendimos nin nos amedrentamos nin vamos enzarranos nos despachos a rumiar frustraciones nin a llorar polos drechos perdíos.

Pase lo que pase, dende la CSI siguimos na pelea escontra los despíos y polos drechos de la clase obrera.