Nota de prensa

Desde la CSI queremos mostrar todo nuestro apoyo a las trabajadoras de las cafeterías del campus universitario de Gijón, que en estos momentos están inmersas en una huelga indefinida provocada por un empresario, que no cumple con sus obligaciones patronales. Lleva desde Noviembre sin pagar el salario ni la paga extra correspondiente de Navidad a las trabajadoras, tampoco paga la seguridad Social, no proporciona a las trabajadoras el material necesario para desempeñar sus tareas y tiene deudas con los proveedores. Además, tiene el “valor” de someter a las trabajadoras a vejaciones continuas, las cuales llevaron a varias de ellas a tener que acudir a urgencias con agudos ataques de ansiedad, sólo por la desgracia de tener un gerente incompetente, además de prepotente.

Dicho individuo al enterarse de la huelga indefinida, dio de alta a cinco personas en una fecha anterior al aviso, siendo falso que trabajaran allí en dicha fecha y con la gran “casualidad” de que alguno de los trabajadores dados de alta son familiares de este.

Hay que destacar que el trato dado por los padres del gerente a las trabajadoras, ha sido totalmente inapropiado. Son trabajadoras que llevan muchos años en esos puestos de trabajo, algunas tienen 20 años de antigüedad, y un recién licenciado con 23 años de edad, una actitud totalmente altiva, sin ningún respeto y con total falta de humanidad, pretende enseñarles cómo tienen que realizar su trabajo.

La vida de estas 9 familias está en manos de la Universidad de Oviedo, que a la vista de los hechos irrefutables que han ido sucediendo, ha empezado los trámites para rescindir el contrato de este personaje, cuando menos pintoresco, y totalmente incapaz de gestionar un negocio.

La Universidad ha recibido no sólo la queja de las propias trabajadoras, sino también la de los profesores y comunidad estudiantil.

La problemática en este asunto son los trámites burocráticos que conlleva esta rescisión, y el plazo, que se podría alargar hasta 3 meses. La gerencia de la Universidad tiene en sus manos toda la documentación que solicitó, y ya la han remitido a los servicios jurídicos de la misma, dando paso a enviar el Informe ,a día de hoy, 1 de Febrero, al Consejo Consultivo del Principado de Asturias, órgano que determinará o no, la rescisión del contrato.

El problema que observamos es que las trabajadoras y sus familias tendrán que pasar otros tres meses más sin recibir sus ingresos. Está claro que no todos los casos son iguales pero, económicamente y sobre todo animicamente, la merma es muy importante para estas familias, ya que pasar dos meses y medio sufriendo acoso por parte de un impresentable, que no sabe hacer su trabajo, es duro mentalmente, y sus consecuencias se pudieron ver el día antes de la convocatoria de la huelga.

Después de ganar una licitación pública de la Universidad de Oviedo para gestionar dos cafeterías en el campus de Gijón, hecho no entendido por parte de este sindicato, ni el cómo, ni el porqué; después de comunicar a las trabajadoras que no tenía dinero para pagar la primera nómina de Octubre; y tras el intento de pedir un ERE para disminuir la plantilla, da de alta a su madre en el puesto de encargada. No podemos más que exigir a la Universidad de Oviedo, y al Consejo Consultivo del Principado de Asturias, que dé toda la celeridad posible para subsanar este grandísimo error.

La presión y el desánimo a los que están sometidas estas compañeras no nos permiten más que darles todo el apoyo y ayuda que desde este sindicato podamos brindarles, tanto acompañándolas día a día desde las 8:00 de la mañana a las 17:00 de la tarde (tiempo que pasan informando a los clientes de las cafeterías para que no entren a consumir y atendiendo un puesto de bebidas y pinchos) como en las concentraciones que todos los días se producen delante de la cafetería del aulario de Viesques de 11:00 a 12:0 de la mañana.

También apoyamos la creación de una caja de resistencia a favor de las trabajadoras en la conserjería del aulario sur, edificio donde está una de las cafeterías del conflicto.

Recordar que desde el 24 de Enero, ambas cafeterías permanecen cerradas y sin dar servicio alguno, pero desde ese mismo día, las trabajadoras en huelga atienden un servicio de repartio pinchos y bebidas calientes, para estudiantes, trabajadores de la Universidad o cualquier persona que se acerque hasta el aulario, ya que ellxs, también están sufriendo las consecuencias de este “empresario”. Dicho servicio es gratuito pero existen unas huchas para que las personas que disfruten de él, puedan colaborar con la voluntad.

El día 27 de Enero se recibió a las trabajadoras en la casa consistorial, para que informaran al Ayuntamiento de Gijón del estado actual del proceso en el que desgraciadamente están inmersas.

Estamos delante del drama de las subcontrataciones, licitaciones y subrogaciones y por desgracia no es el único conflicto en el que nos vemos inmersos, tenemos la plantilla de la cafetería del Grupo Covadonga, inmersa también en un problema parecido, motivado por una subrogación incumplida.

El día 7 de Febrero a las 12:15 de la mañana las trabajadoras del campus y del Grupo Covadonga, darán una rueda de prensa conjunta para informar de sus conflictos laborales y el día 10 de Febrero a las 19:30 realizarán un pasacalles para informar a la opinión pública de estos hechos.

Una vez más, desde la Corriente Sindical de Izquierda se pide todo el apoyo posible de la clase trabajadora y estudiantil, para estas 9 trabajadoras que están ejerciendo su derecho a la huelga, ante los actos de un empresario irresponsable.

“O NOS SALVAMOS CON EL ALMA COLECTIVA, O CON EL ALMA INDIVIDUAL NOS VAMOS TODOS AL INFIERNO”

Luis Redondo.