Manifestación: Basta de represión en ALSA

Delegados sindicales y trabajadores de la Corriente Sindical d’Izquierda pueden ser sancionados entre 45 y 60 días de empleo y sueldo.
Desde la llegada del nuevo equipo directivo, hace aproximadamente 2 años, los intentos de sanción con muy poca base jurídica se han generalizado. Parece que se quiere intimidar y amedrentar a lxs trabajadorxs por la defensa de sus derechos. La mayoría de estos intentos, por no decir todos, están dirigidos a los representantes y afiliados de la CSI. Cuando se acudió al Comité de empresa para buscar una solución a esta problemática no se obtuvo respuesta.
Se afirma que no tienen solidez Jurídica. Como ejemplo ponemos el de uno de los delegados de la CSI y de Salud Laboral de la empresa perteneciente al grupo ALSA, EBROBUS. Ha sufrido 6 intentos de expediente de los cuales ninguno tuvo sanción firme por parte de la justicia. Aunque hay más casos, como el de otro trabajador, que llevando en la empresa alrededor de 20 años sin ningún tipo de expediente, desde que se afilió a la Corriente ha sido víctima de un intento de sanción. Después de todo el proceso previo: supuesta falta, expediente de sanción, Comité de Empresa, UMAC…no hubo rectificación y cuando llega la hora de la verdad- el juicio- los abogados de ALSA retiran la sanción. A sabiendas de que no era causa suficiente para condenar al trabajador.
Los delegados y el miembro del Comité exigieron la convocatoria de un pleno del propio Comité, que se llevaba sin reunir desde el 28 de diciembre de 2015, con la intención de buscar una solución negociada a esta problemática. Dando una respuesta unánime y firme ante la empresa. Coincidiendo con un nuevo intento de sanción por el hecho de dar 2 mordiscos a una manzana para hidratarse.
Pues bien, tomó la palabra el coordinador del sector de carreteras, el único que habló en dicho pleno. En su argumentación insinuó que para hablar del caso de sanción primero habría que retirar unas denuncias que tienen los representantes de la CSI sobre la opacidad que hay en la adjudicación de vacantes en línea. Al ver las verdaderas intenciones, los delegados de la CSI se levantaron y se fueron.
El nuevo equipo directivo sin encontrar freno por parte del Comité de Empresa y con sanciones totalmente desproporcionadas, con peticiones de 45 a 60 días de empleo y sueldo, quiere gestionar al personal mediante la inseguridad y el miedo.Con el fin de que se lo piensen dos veces a la hora de reclamar sus derechos.