¡La Sindical nun se toca! O La conxura de los necios, con intentu d’asalto y derribu.

Ayeri, 14 de marzu asistimos a una xornada ambigua.

D’un lláu, manifestamos la nuesa rotunda refuga a la propuesta de derribu de la Casa Sindical, defendímoslo nel plenu municipal y reclamémoslo a viva voz na cai; y el nuesu glayíu dio los sos frutos: la propuesta inicial de Ciudadanos solicitando’l derribu del edificiu tuvo que retirase. Satisfaición.

Pero, como nun podía ser d’otra manera, la insoportable llevedá del ser políticu manifestóse en tou’l so esplendor nun plenu en el que finalmente (colos votos a favor de C’s, Foro y PSOE, l’abstención de IU y PP, y el votu a la escontra de XsP) aprebóse una redaición perversamente imprecisa:

El Plenu del Ayuntamientu de Xixón encamienta al equipu de Gobiernu a entamar les oportunes negociaciones col Ministeriu de Trabayu y les organizaciones sindicales que tienen cedíu n’usu parte del edificiu de la “Casa Sindical” pa tratar d’algamar un alcuerdu sobre’l so futuru, asegurando, en tou casu, la so integración nel entornu, y un mayor aprovechamientu del espaciu al traviés de la coexistencia de dellos usos.

Gran operación de maquillaxe pela parte de C’s+Foro+PSOE: quitamos la pallabra demolición, que ye un poco gruesa, y sustituímosla por futuru; aseguramos la so integración col entornu (que bien puede ser otru sinónimu de derribar) y, pa rematar, consolidamos les nueses braeres intenciones cola bonita espresión de “un mayor aprovechamientu del espaciu al traviés de la coexistencia de dellos usos”: que vién a ser “facémonos col pastel, repartímoslu como nos convenga, vendémoslu o alquilámoslu a quien bien pague por ello y facemos una buena caxa de magar la nada”.

Rabia, indignación = Resistencia y defensa.

Asina les cosas, PEDIMOS l’apoyu ciudadanu, académicu, profesional y de la opinión pública pa defender la Casa Sindical de Xixón, como símbolu material de la memoria hestórica recién de la ciudá –obrera, reivindicativa y solidaria–, por tres razones fundamentales:

– porque en cualesquier propuesta tién que primar l’interés públicu y social sobre los intereses crematísticos y especulativos, y la que nos ocupa presenta ellementos perclaros d’apoyu a la especulación y al pelotazu urbanísticu.

– porque ye una propuesta cargada de xuicios de valor, d’opiniones y de calificaciones nun contrastaes, lo mesmo a nivel estéticu, que arquiteutónicu y hestóricu y, polo tanto indigna de tenela en cuenta pal interés cultural y promocional de la ciudá.

– Porque’l destín d’esti edificiu, ciñéndonos a la so titularidá y usu, namás habría ser oxetu d’alderique ente quien ostenta la so propiedá y quienes la xestionen, ello ye, el Ministeriu de Trabayu y los sindicatos abellguaos n’él, y nun caben inxerencies municipales que nun vengan avalaes por un efeutivu movimientu ciudadanu.

DENUNCIAMOS la desidia d’unes alministraciones que descuiden y maltraten reiteradamente’l nuesu padremoniu hestóricu, arquiteutónicu, inmaterial y cultural.

LLUCHAREMOS pola dignificación de la Sindical: abriremos un procesu informativu a estremaos niveles (arquiteutónicu, hestóricu, social) pa sostener la desixencia de la rehabilitación y mantenimientu que precisa l’edificiu, col oxetivu de que se caltengan y se enanchen les sos funciones d’usu social al serviciu de la defensa de los drechos de les y los trabayadores y de los coleutivos más desfavorecíos.

¡La Sindical nun se toca!