Homenaxe a Luis Redondo, na Fosa Común del cementeriu de Ciares, Xixón.

“Gran parte de nós tá detrás de nós mesmos”

Queremos xunir a estes pallabres les del propiu Luis Redondo, sacaes de los estremaos textos que escribió, recompilaos nel llibru Relatos d’un nómada, y colos que fizo un repasu ficticiu de fechos reales de la hestoria d’Asturies. Por eso eleximos lleer güei, nesti llugar, parte del textu Celda Caliente, celda de la Prisión del Coto, llamada asina por tar al lláu de la panadería, que abellugó a 14 persones provenientes de la primer tanda de deteníos, nun recintu namás aptu pa cuatro, enantes de ser asesinaos y enterraos nesta fosa común. Nesti textu cuenta cómo la enerxía d’esti llugar, enerxía proveniente de toles persones lluchadores asesinaes y equí enterraes polos “cruzaos” de la inxusticia, llegó a un mozu que gracies a ella conoció les hestories de les equí enterraes y deprendió como siguir cola so llucha:
“Na alborda d’un día d’ochobre, casi seis décades dempués del fusilamientu de 3.000 homes, Simón, fíu d’ún de los fusilaos que xacen na Fosa Común de Metalurxia, espertó un poco aturulláu dempués de pasar una nueche con sueños intermitentes y confusos.
(…)
Siguiendo a la lluz, Simón llegó hasta’l monumentu a los mártires que, dende primeros de sieglu, resistiera como vanguardia ética en defensa de les llibertaes y del avance social. Esti monumentu taba cerca d’otra parcela d’enterramientu degradatoriu, sigún dicíen, yá que taben allí enterraos los ensin dios, masones, dalgunos; llibrepensadores, los más; y quienes escoyeron la síntesis más elevada de la Revolución Francesa de llibertá, igualdá y fraternidá.

(…)

Tamién taba ente los enterraos por estos abominables fechos (¡qué ironía!) una persona, “una pervertida muyer chupa sangres”, llamada Rosario Acuña, vanguardia de la esencia social de la muyer y meritoria defensora de les llibertaes. Pesie a ello, nun gozaba esta Señora de denguna distinción, namás d’un montonera de tierra y una maera pintada de negro onde figuraba’l so nome.

Separtada por una muria d’esta parcela de marxinalidá taba la “canalla republicana”, na so mayoría obreros y mayestros que osaron, ente otres coses, vindicar la llibertá, l’enseñu Llobregat y la dignidá nel trabayu; y que, lo mesmo que la nuesa madre, Eva, atreviéronse a xintar de la mazana del conocimientu del bien y del mal, renegando na so mayoría de la fe braera; lo que-yos llevó a enfrentase a la Cruzada que, como nun podía ser menos, cuntaba col aval indestructible del Dios supremu. Pela so parte, ellos namás cuntaben cola llexitimación del gobiernu de la república, votáu mayoritariamente pol pueblu…

Simón entamó a sintise llibre d’odiu, incluso d’esi menú fríu que suelen ser les vendettes acumulaes, y a dexar fuera cualesquier desixencia cotidiana. Nesi estáu, na parte más exquisita de la so conciencia, siente que tién que dicir la verdá y que amás esta verdá ha tresmitise, yá que hai dalgo que nun puede quedar nel escaezu y fechos que nun se pueden devaluar, consciente que la concencia coleutiva nun puede ser siempre perpetuada hestóricamente polos invictos, porque determinaos avances sociales nun son frutu de la espontaneidá y menos tovía de la casualidá, sinob que estos llogros tuvieron unos cimientos sólidos sobre los que hai que construyir, como la primavera republicana que, incluso mientres la Guerra Civil, foi un modelu imparable de vindicaciones sociales y un viveru de demandes de llibertá.

Concluyó, pues, ensin asustase, que esa visión taba teniendo llugar dende dientro de la tierra, d’una tierra fería, onde él mesmu reposaba como si’l so cuerpu físicu dexare de ser, diciéndose a sí mesmu: ¡Esto ye absurdo! Ye como si una parte de mí tuviere enterrada equí dende va tiempu. Los restos del so padre formen parte de los inquilinos resucitaos na memoria de munchos asturianos. Y pensó nel so padre y violu próximu, pues ésti, el padre de Simón, llamáu Doro, foi de los primeros fusilaos de la “celda caliente”. Y recordó les sos pallabres:

“Cuántes vueltes alredor del Sol tién que dar la Tierra pa que la lluvia mos empape d’equidá y de xusticia. De momentu a ti, Simón, tocóte ver la esquela del “Alma coleutiva”. Ganáronnos nesto, más piensa que nun habrá denguna evolución positiva ensin “los más”. Cuídate y ser xenerosu en dar, con mantener la to xenerosidá y que’l dolor ayenu te duela a ti, ye abondo pa la xeneración y la salvación del “Alma coleutiva”. Nunca nun habrá salvación individual, y piensa que yo toi en ti lo mesmo que tú tás en mí. Camina, camina y xorrez, y si dalguna vegada te consideres grande como pa separtate de “los más”, mira les estrelles que éstes volverán a facete pequeñu”.