Concentración y represantación “Desenmascarando el Z”

Miércoles 15 de febreru 2017, a les 19:00 h, Pza. Parchis, Xixón, Asturies.

Entama: Plataforma, Asturies non a los trataos de “llibre” comerciu.

El CETA tuvo a puntu de quedar bloquiáu nel Conseyu Européu pola negativa del Parlamentu de la rexón belga de Valonia a dar el vistu bonu a la so aprobación, pero finalmente les numberoses presiones internacionales esforciaron a los belgues a aceptar el tratáu.

A pesar de que dellos anexos y “declaraciones interpretatives” fueron añedíes al CETA a posteriori pa tratar de sumar sofitos, estos testos nun modifiquen sustancialmente l’alcuerdu, que sigue presentando numberosos problemes:
El CETA autorizaría a miles de corporaciones a demandar a los gobiernos por adoptar midíes lexítimes y non discriminatories pa la protección de la población y del planeta al traviés d’un sistema de resolvimientu de conflicto inversor-estáu (ICS) d’accesu esclusivu a los inversores estranxeros. Un auténticu sistema llegal paralelu al que les corporaciones pueden allegar pa defender los sos derechos refugando los tribunales esistentes, y al que nin les organizaciones de la sociedá civil nin les empreses de los estaos tienen accesu.
Nun netu contraste colos derechos de les corporaciones, les provisiones del CETA tocantes a derechos llaborales y desenvolvimientu sostenible nun pueden ser efectivamente reforzaes por aciu sanciones y quédense en declaraciones bueques que nun permedien otros capítulos del tratáu qu’afecten a los derechos de los y les trabayadores o la protección del ambiente.
El CETA llinda seriamente la capacidá de los gobiernos pa crear, espandir y regular los servicios públicosy pa revertir lliberalizaciones y privatizaciones fracasaes.
El CETA fai que Canadá y l’Unión Europea sían más vulnerables a les crisis financieres cuidao que se va producir una mayor lliberalización de los mercaos financieros.
Un estudiu independiente de los impactos económicos del CETA prediz que se van perder puestos de trabayu tantu na Unión Europea como en Canadá, y que los pequenos beneficios del tratáu seran fundamentalmente pa los dueños del capital, col consiguiente aumentu de la desigualdá.
El CETA podría aumentar el costu de les prescripciones de melecines ya impactaría negativamente en derechos fundamentales como el derechu a la privacidá y a la protección de datos. Tamién llindaría la capacidá tantu de la Unión Europea como de Canadá d’actuar contra patentes escesives.
Les normes del CETA tocantes a cooperación reguladora y a les regulaciones nacionales van poner torgues adicionales a les regulaciones y van reforzar el papel de los lobbistas corporativos nos procesos d’ellaboración de les polítiques, socavando potencialmente l’adopción de polítiques d’interés publico.
En dambos llaos del Atlánticu, el CETA espondría a los llabradores a unas presiones competitives que minaríen la so manera de vida, torgaría les polítiques de compra pública d’alimentos llocales, y amenaciaría los estándares de producción y procesamientu d’alimentos, faciendo imposible’l dersarrollo d’una agricultura sostenible.
Les midíes de precuru pa protexer a los y les consumidores, a la salú pública y al mediu ambiente pueden ser puestes en cuestión pol CETA, yá que nin nel testu nin nes declaraciones amiestes protéxese explícitamente el del principiu de precuru na política regulatoria europea.

Los intereses comerciales nun pueden tar percima de los derechos de les persones y del planeta.