CCOO ataca al secretariu xeneral de la C.S.I.

 

Recorte de prensa de la voz de astuias el pasado 28/8/16

La llucha de trabayadores de Tenneco yá forma parte de la hestoria de los ésitos del movimientu obreru español. Los emplegaos de la fábrica xixonesa supieron ganase’l sofitu de la ciudadanía y de la clase política y coles sos actuaciones consiguieron parolar los sos puestos y unviar un mensaxe al restu de persones nuna situación similar. La llucha tien pagu. En plena crisis económica y nun contestu de zarros patronales y de retayos de derechos sociales, el so exemplu sirvió d’inspiración pa la redacción de centenares d’artículos ya inclusive se ta realizando un estudiu sociolóxicu sobre’l fenómenu Tenneco. Pero l’últimu capítulu de la hestoria entá nun s’escribió. Una vegada superada la peor etapa, les discrepancies nel comité d’empresa supunxeron la rotura de la unión sindical y disparó la tensión ente el trabayadores. L’últimu símbolu de la llucha obrera se desmorona.

Dempués de la vienta de la compañía al grupu Quantum Capital Partners, que se fixo cargu de la fábrica xixonesa al traviés de la empresa Vauste, les discrepancies ente los miembros del comité, que yá veníen de tras, intensificáronse. Nes últimes elecciones sindicales, UXT consiguió la mayoría de representantes (3), ente que’l restu d’organizaciones (CCOO, CSI y USU) llograron dos caúna. Na actualidá, la unidá d’acción de siete delegaos (toos sacante los de la CSI) caltiense, pero la CSI marcó distancies. Según Nachu Fuster, secretariu xeneral del sindicatu y trabayador de la planta xixonesa, les diferencies deber a que, una vegada roblada la vienta, «el restu de sindicatos aselóse». «Nós esiximos a la empresa una serie de garantíes per escritu y, sosprendentemente, el restu negar a sofitanos». La so versión topeta frontalmente cola de los representantes del restu d’organizaciones con presencia nel comité, que consideren que Vauster ta cumpliendo los sos compromisos y que’l futuru de la fábrica xixonesa ye esperanzador.

La división quedó escenificada cuando los miembros de la CSI y los sos simpatizantes, ensin el sofitu del restu del comité, cortaron la carretera p’amosar el so refugu a que fora Quantum Capital Partners quien adquiriera la compañía. Na pancarta de protesta referir al posible comprador como un fondu utre. Esi foi, según CSI, el puntu nel que s’enterriaron les relaciones, y el secretariu xeneral de la formación añede que dende esi momentu «escorriósenos sindicalmente». «Nun se nos tresmite información ya inclusive tuvimos que solicitar una asamblea como sección sindical, daqué que ye llegal pero que nunca se fixo».

Mientres el procesu de vienta, la empresa adquirió un compromisu de caltenimientu del empléu de tres año, pero dende la CSI nun tienen claro qu’esista futuru más allá d’esa fecha. «Tamos esmolecíos», afirma Fuster, quien acusa al comité de ser «cómpliz de la empresa». Les postures tán enfrentaes y Fuster reconoz que nesta batalla tán solos. «Tendemos les mano al restu por que se sumen», asegura, pero alvierte de que «vamos tomar les acciones sindicales oportunes nel momentu en que considerar».

Crítiques a la CSI

La versión de la mayoría del comité d’empresa poco tien que ver cola qu’argumenta Fuster. César González, delegáu de CCOO que lleva más de diez año dientro del comité, esplica que mientres el conflictu yá hubo dalgún tipu de fregadura colos miembros de la CSI pero que los sos actos fueron tapaos pa evitar qu’el so comportamientu interfiriera nel procesu de negociación cola empresa. Na so opinión, el problema produzse cuando l’antiguu representante de la CSI prexubílase y noma «a deu», al so predecesor (Nachu Fuster). González sostien que Fuster tuvo un papel secundariu naquel procesu y qu’agora «busca una notoriedá» que nun tuvo nel so momentu. La distancia ente los dos partes ye tal que, según la so versión, la CSI dixebrar del comité y empieza a tomar decisiones pola so cuenta. González añede que les relaciones terminaron d’enterriase nes elecciones sindicales, nes que la CSI esperaba sacar cuatro delegaos «pa controlar el comité» y finalmente solo llogró dos. El delegáu de CCOO asegura qu’a partir d’esi momentu «vuélvense más reivindicativos».

González inclusive afirma que dempués de la corte de la carretera, los representantes de la CSI pidiéron-yos perdón por saltase l’asamblea a la de llevar a cabu esa protesta. A lo último, señala que «Vauste ta cumpliendo y ta buscando más empreses pa crear un grupu qu’abasteza al mercáu del automóvil. Tamos meyor que con Tenneco», conclúi. Por tou ello, considera que les denuncies de la CSI «namá xustifíquense pol ego personal d’una persona que busca faese un buecu políticu».

Otra fonte sindical que prefier nun desvelar el so nome confirma los argumentos de González y carga con durez contra la CSI. «Hai una clara unidá de la mayoría del comité, quien decide faer les coses pola so cuenta ye la CSI», denuncia. «Ellos solo acaten la decisión de la mayoría si faise lo qu’ellos quieren», defende antes d’añedir qu’equí non s’echó a naide, pero la diferencia ye que nós somos capaces d’alcordar coses ente qu’otros solo tán conformes si hai barricaes».

La mesma fonte asegura que «nun hai motivos d’alarma, les coses tán funcionando bien». «Ta claro que nun tenemos respuestes a tou», pero afirma que tán fabricando 10.600 exes diaries, polo que se tán cumpliendo los oxetivos de producción. «La CSI ta empeñada en qu’esti ten de ser el so bastión pero nun ye asina. Lo único que faen ye xorrascar y utilizar un llinguaxe combativu. Tamos fartos del so victimismo», conclúi.

Nes próximes feches va empezar la negociación del nuevu conveniu de la empresa, momentu nel que les partes van tener que volver sentase a axustar. «Vamos Ver si vienen o non», afirma la mesma fonte al respective de la CSI, «mentanto, los demás vamos siguir trabayando».

COMUNICÁU DENDE LA C.S.I.

Mientres dende la C.S.I., al traviés de les palabres de Nachu Fuster (Secretariu Xeneral) amuésase esmolición porque se caltenga l’empléu na factoria de Vauste (antigua Tenneco) mas alla de los trés años comprometíos pol fondu d’inversión Quantum Capital Partners, el delegáu de CCOO Cesar González sale a la palestra con unes declaraciones fora de contestu y que rayen la inxenuidá más absoluta. Pos d’inocentes ye alzase en voceru de la empresa diciendo que ta cumpliendo, dempués de lo pasao y cuando nun hai nada garantizdo.

Per otru llau, reseñar lo significativo que resulta’l tratar de distrayer con ataques personales, cuando lo que realmente importa ye garantizar el futuru de fabricar y por añadidura el caltenimientu de los puestos de trabayu. Esa ye la nuesa esmolición y non otres.