Manifestación: Basta de represión en ALSA

Delegaos sindicales y trabayadores de la Corriente Sindical d’Esquierda pueden ser sancionaos ente 45 y 60 díes d’empléu y sueldu.
Dende la llegada del nuevu equipu directivu, fai aprosimao 2 años, los intentos de sanción con bien poca base xurídica xeneralizáronse. Paez que quier amedranase y amedranar a lxs trabajadorxs pola defensa de los sos derechos. La mayoría d’estos intentos, por non dicir toos, tán dirixíos a los representantes y afiliaos de la CSI. Cuando s’allegó al Comité d’empresa pa buscar una solución a esta problemática nun se llogró respuesta.
Afírmase que nun tienen solidez Xurídica. Como exemplu ponemos el d’unu de los delegaos de la CSI y de Salú Llaboral de la empresa perteneciente al grupu ALSA, EBROBUS.Sufrió 6 intentos d’espediente de los cualos nengún tuvo sanciónfirme per parte de la xusticia. Anque hai más casos, como’l d’otru trabayador, que llevando na empresa alredor de 20 años ensin nengún tipu d’espediente, desque s’afilió a la Corriente foi víctima d’un intentu de sanción. Dempués de too el procesu previu: supuesta falta, espediente de sanción, Comité d’Empresa, UMAC…nun hubo rectificación y cuando llega la hora de la verdá- el xuiciu- los abogaos de ALSA retiren la sanción. A sabiendes de que nun yera causa abonda pa condergar al trabayador.
Los delegaos y el miembru del Comité esixeron la convocatoria d’un plenu del propiu Comité, que se llevaba ensin axuntar dende’l 28 d’avientu de 2015, col enfotu de buscar una solución negociada a esta problemática. Dando una respuesta unánime y firme ante la empresa. Coincidiendo con un nuevu intentu de sanción pol fechu de dar 2 mordigaños a una mazana pa hidratarse.
Con éses, tomó la palabra’l coordinador del sector de carreteres, l’únicu que faló en dichu plenu. Na so argumentación suxurió que pa falar del casu de sanción primero habría que retirar unes denuncies que tienen los representantes de la CSI sobre la opacidá qu’hai na axudicación de vacantes en llínea. Al ver lesverdaderes intenciones, los delegaos de la CSI llevantáronse y fuéronse.
El nuevu equipu directivu ensin atopar frenu per parte del Comité d’Empresa y con sanciones totalmente desproporcionaes, con pidimientos de 45 a 60 díes d’empléu y sueldu, quier xestionar al personal por aciu la inseguridá y el mieu. Con cuenta de que lo piensen dos veces a la hora de reclamar los sos derechos.