Comunicáu d’unu de los compañeros condergaos pola fuelga xeneral del 14 N

Mientres el trescursu del xuiciu tomé la decisión de faer usu a la fin del mesmu del derechu a la última palabra. Cuando llegó la oportunidá llevanté, averé al micrófonu y dispunxi a buscar la mirada tantu del xuez como del fiscal.

Empecé per rellatar como na mio casa lo único qu’intentaron inculcarme dende bien pequenu ye esa idea de que “ nun mundu nel que gobierna la mentira, solo va camudar l’estáu de les coses el dir cola verdá per delantre”.

Y darréu a esa introducción anúncielos que’l porqué de la mesma taba motivada nos trés cuestiones que sentía, tenía de dici-yos:

Que nun me creía que nun fueren conscientes de que nesti país hai un problema crónicu colos antidisturbios y que, dende la mio perspectiva y la de munchos más, estos tienen como metodoloxía denunciar por atentáu a l’autoridá” pa xustificase de cada carga que se-yos va de les manos, que suelen ser toes.

Que taba bien sele, porque tenía la sensación de que si ellos dos, xuez y fiscal, guardaren lo qu’asocedió’l día de la fuelga, tendríen tantes ganes de que quedáramos llibres como la xente que taba sofitándonos a la contornes del xulgáu.

Que si tantu’l xuez como’l fiscal almitieron nel intre del xuiciu que los antidisturbios llegaron a romper los dientes y la ñariz a un mozu que nun fixo nada. ¿Cómo yera posible que si yo y el mio compañeru imputáu afrelláramos a tantos antidisturbios, nun presentáramos mancadura dalguna?

Debí de tar medianamente convincente porque compañeros, la mio abogada y hasta una periodista que taba cubriendo la noticia, vinieron felicitame. Asina que mientres estos 8 meses d’espera pola sentencia, quedé con esa esperanza y hasta escaecí de qué foi lo que motivó la mio intervención al rematar el xuiciu y qu’agora m’obliguen a recordar:

-El xuez refugó’l vídeu de la mio detención magar tar almitíu como prueba porque esti sumió d’un pendrive n’estancies xudiciales. Un vídeu que contradiz la versión policial qu’afirma que yo diba encapucháu y que cutí a dellos antidisturbios.

-El xuez refugó la visualización d’una copia del mesmu.

-El xuez refugó toles semeyes que confirmen dende otros ángulos lo que yá amuesa’l vídeu.

-El xuez refugó un documentu médicu del día anterior a la mio detención qu’informa de qu’asistí d’urxencies por un procesu febril deriváu d’una farinxitis y que, siquier, pondría en dulda la versión policial qu’afirma que, menos de 24 hores dempués, yo fuera capaz de ser el “miembru más activu y violentu d’un piquete que devasaba’l centenar de persones”.

-El xuez cortó y censuró de cutio la declaración del mio testigu; Fernando de Silva, abogáu que contactó col mio defensa al guardar como se produció la mio detención.

-El xuez nun dexó entrugar per parte del mio defensa al inspector de policía autor del informe que m’acusaba.

-El xuez nun dexó entrugar per parte del mio defensa al médicu forense autor d’un informe que señala qu’un antidisturbio,por una erosión nun deu”, precisó de 15 díes de baxa.

Agora, cola sentencia na mano compruebo non solo que la mio palabra non vale nada, compruebo que tampoco valieron les palabres de periodistes y trabayadores que fueron declarar al xuiciu como testigos de lo que pasó esi 14-N. Compruebo amás que’l xuez considera a los antidisturbios como garantes de la verdá más absoluta y que les sos palabres- magar les sos contradicciones- son más que suficiente pa conderganos a 1 añu y 3 meses de prisión.

Fui’l primera deteníu aquel día de fuelga. Foi arriendes de la mio detención cuando empezaron a cargar contra’l restu de trabayadores y escorrelos inclusive hasta l’interior de la casa sindical de Xixón.
Y si yá puede resultar aberrante como se desenvolvió’l xuiciu, más lo foi’l motivu pol qu’empezó tou:

Esi 14-N, cuando tábamos a puntu d’acabar el percorríu del piquete, escuché a un grupu de antidisturbios falar ente ellos ,en términos bastante insultantes y amenazantes, d’un compañeru. Cuando se dieron cuenta de qu’escuchara de llombu d’ellos tola conversación y comprobar que me dirixía faía la persona de la que falaben, un policía glayóme: “ ¿ A ónde vas babayu?” a lo que yo contesté con toa tranquilidá y una sorrisa na cara : “ a avisar al chaval del que faláis de la que-y táis preparando”. Foi entós cuando se me tiraron toos enriba.

Pos eso, 1 añu y 3 meses de cárcel… !Ah! Habíaseme escaecíu, qu’esto del dineru cuando se fala de condenes privatives de llibertá pasa a un segundu planu; sí, tamién tengo qu’indemnizar a los antidisturbios que tuvieron de baxa por mancadures, toes rexistraes, curiosamente, a lo llargo de los mesmos brazos colos qu’alzaron les sos armes.