Contracorriente nº 38

Nel momentu d’escribir esti editorial,tovía nun se formare’l Gobiernu que podría dirixir el destín del Estáu español. Nin siquiera sabíemos si esi Gobiernu saldría de pactos fechos ente dalgunos partíos políticos o tendríemos qu’asistir a la convocatoria d’unes
elecciones xenerales nueves.
Pero, enantes o dempués, vamos tener un Gobiernu al que, seya cual seya, la CSI va esixir
unes midíes irrenunciables y urxentes:
•La declaración d’una amnistía social pa toes aquelles persones encarcelaes o encausaes pola
so participación nes lluches obreres y sociales llevaes a cabu nos últimos años, en defensa de derechos tan básicos como’l trabayu, la sanidá, la vivienda, la educación, los servicios sociales…, ello ye, les mínimes condiciones necesaries pa tener una vida digna. En definitiva: nin un trabayador nin una trabayadora nin una persona más na cárcel por defender los sos derechos.
• La derogación de la Llei Mordaza y les reformes del Códigu Penal, como primer pasu na
defensa de los derechos y llibertaes públiques, mui especialmente del derechu a la fuelga.
• La derogación de la Reforma Llaboral y del artículu 135 de la Constitución.
• La puesta en marcha de un Pactu d’Estáu pa poner fin a la violencia y los asesinatos machistes. Esperamos que quien, más enriba o más embaxo, formen parte de los partíos políticos que participen nesi posible Gobiernu, nun faigan oyíos sordos a estes reivindicaciones.
Na CSI nun vamos cayer nel error de pensar que tolos gobiernos son iguales, como non tolos partíos políticos son iguales nin tolos sindicatos son iguales. Pero tampoco nun tenemos que dexar que la inxenuidá nos lleve a creyer, ensin más, nunes promeses electorales cada vez más incumplíes y cada vez menos merecedores de la nuesa confianza, porque, a la fin, los programes electorales nun son más que pallabres y promeses que namás valen lo que valen la honestidá y el compromisu social y políticu de quien los proponen y quien los defenden.
Mantener esa honestidá y esi compromisu o vendelos por un preciu: ye una decisión fácil, pero que siempre marcó y va marcar la diferencia. Esa diferencia ye la que marquen persones como’l compañeru, apocayá fináu, Gonzalo García,Gonzalín, un referente políticu y humanu nes lluches social y llaboral, del que va perdurar el so espíritu
de compromisu y llucha. Güei la so imaxe enllena la portada de la revista. A él, que tan poco-y gustaben los papeles, seguro que lo que-y gustaría enllenar son les cais de xente comprometío.