PORTADA DE LA REVISTA “L’ALMORRANA”, DE LA SECCIÓN SINDICAL DE LA CSI EN EL POZO CARRIO

CSI-POZU CARRIO (HUNOSA)

LOS VOCALES DE SEGURIDAD DEBEN DIMITIR
Con fecha de 8-01-2016 y de 12-01-2016 la Sección Sindical de C.S.I. en Carrio entregó a dos vocales de seguridad, uno de cada sindicato y al delegado minero de seguridad informes sobre varias cuestiones. Uno de ellos versaba sobre los problemas de seguridad que se pueden dar por la ausencia de embarcador- señalista al relevo de la noche y festivos- y otro sobre el insuficiente galibo en la galería de 9ª planta. Los informes son detallados y sencillos de entender y no precisan para ser presentados en el comité de seguridad más que comprobar su veracidad.
El comité de seguridad está formado entre otros por cuatro vocales de seguridad que son trabajadores del centro. Estos vocales son propuestos por el Comité, es decir por los representantes de los trabajadores. En el caso de Carrio dos vocales son del SOMA y dos de CCOO.
Con fecha de 29-01-2016 hubo reunión del comité de seguridad, como todos los meses y a pesar de no tener acceso a los actas de estas reuniones nos consta que los vocales de seguridad omitieron presentar o debatir sobre los informes mencionados más arriba.
Desde la Sección Sindical de C.S.I. venimos afeando desde nuestro nacimiento la falta de implicación de los vocales de seguridad en su trabajo, la dejadez como vocales más allá de (como alguno de ellos mismos dice) chupar los días que genera el pertenecer a el comité de seguridad. Por escrito y en asambleas insistimos en decir que el centro de trabajo tiene todos los sistemas en materia de seguridad para prevenir accidentes (delegado minero de seguridad, vocales de seguridad, comité de seguridad, departamento de seguridad) pero o no se usan o se usan mal. Y es especialmente sangrante que, después de que ocurra un accidente nos diga el representante de turno en asamblea que debemos implicarnos todos en la seguridad cuando sus vocales, los que él mismo propuso se abstienen de presentar en el comité de seguridad informes hechos y detallados que no dan más trabajo que simplemente presentarlos en el comité.
Debemos recordar que el ser vocal de seguridad conlleva una serie de responsabilidades. No se trata aquí de negociar dos o tres euros, sino de la integridad física de los trabajadores, no de los trabajadores de otro continente que por lejanía podría parecer menos importante, sino de la integridad física y seguridad de sus propios compañeros, con los que trabajan a diario. Tenemos que recordar también que ser vocal de seguridad es un hecho voluntario y quien lo sea y no esté a gusto puede irse cuando quiera, seguro que aparece alguien suficientemente preparado para darle el relevo.
No debemos olvidar que los sindicatos SOMA y CCOO tienen en esto un gran porcentaje de responsabilidad, ya que conocen mejor que el resto de los trabajadores cómo (no) funciona el comité de seguridad y que además son ellos los que proponen a las personas que lo forman, suponemos que no para ser meros espectadores serviles de la empresa.
Sinceramente creemos que no se puede tener la más mínima dignidad y seguir siendo vocal del comité de seguridad cuando te pasas por el arco del triunfo la integridad física de tus propios compañeros, en este sentido deben ser también estos, los compañeros, el conjunto de la plantilla, los que sean críticos con este tipo de actitudes . Porque LA SEGURIDAD SI ES COSA DE TODOS.
Así los hechos, desde la Sección Sindical de C.S.I. del pozo Carrio tenemos el deber de pedir públicamente la dimisión de los vocales de seguridad del Pozo Carrio por dejadez de funciones. O esto o que den explicación concreta al conjunto de los trabajadores de las causas por las que no presentaron los informes en el comité.