Comunicado de las y los trabajadores intérpretes de Lengua de signos en Asturies

¡¡¡DEJAD DE SUBASTARNOS!!!. ¡¡¡DIGNIDAD LABORAL YA!!!!

Las y los intérpretes de lengua de signos que desarrollamos nuestra labor en las aulas asturianas (primaria, secundaria, FP, educación especial…) venimos sufriendo recortes continuos y drásticos de nuestros salarios y derechos desde que en el año 2011 la Consejería de Educación y Cultura de Asturies decidiera privatizar el servicio de interpretación destinado al alumnado sordo.

El servicio se adjudica principalmente a la empresa que presente un presupuesto más bajo, poco importa que no se respeten ni los más mínimos derechos laborales, ya que la Consejería se desentiende totalmente al respecto y hace caso omiso a nuestras demandas.

La privatización del servicio y dejadez por parte de la Consejería, nos ha sumido en una situación de indefensión total y nos deja en manos de los intereses económicos de empresas como, ADECCO-ATLAS, para la que actualmente trabajamos. Empresas que desconocen la realidad de los centros educativos, las necesidades del alumnado y lo más elemental acerca de nuestros puestos de trabajo.

El contacto con ADECCO-ATLAS se reduce al teléfono y el correo electrónico o encuentros puntuales para la firma de contratos, es decir, se embolsan cantidades ingentes de dinero por apenas gestionar bajas y altas de la Seguridad Social, nóminas y finiquitos, mientras que las profesionales que sostenemos el servicio venimos aguantando cada vez más presiones y recortes:

-Cambios constantes de convenios colectivos sin adjudicarnos nunca el adecuado. Se nos ha aplicado el Convenio de Oficinas y Despachos del Principado de Asturias, Convenio de Oficinas y Despachos de la Comunidad de Madrid y, por último, el Convenio “Acuerdo de Empresa ATLAS”, convenio fantasma, ya que, según reconoce la propia empresa, se nos aplica el Estatuto de los Trabajadores.

-Se nos ha modificado en múltiples ocasiones la categoría laboral. Actualmente figuramos como “AUXILIARES ADMINISTRATIVOS”, que nada tiene que ver con nuestras funciones y puestos.

-Rebajas drásticas de nuestros salarios y de las jornadas laborales: actualmente cobramos a 5 € la hora y casi ninguna estamos a jornada escolar completa. Por poner un ejemplo, en el mes de octubre apenas alguna trabajadora llegó a cobrar 500 €.

-Firma de solicitud de vacaciones con antelación o simultáneamente a la firma del contrato: se nos dicta qué días hemos de “solicitar”

-En junio se nos extingue el contrato y volvemos al paro cada verano sin saber si volveremos a trabajar.

-No acumulamos antigüedad. Partimos de cero cada mes de septiembre, aunque lleves más de 10 años trabajando en el servicio.

-No cobramos en verano. Si tu alumno/a se da de baja, se marcha a otra comunidad autónoma, etc, te extinguen el contrato y solo volverás a trabajar si, con suerte, deciden recolocarte en otro centro.
-En los Pliegos de la Consejería, para adjudicar el servicio al “mejor” postor, no se establece la subrogación del personal.

Además hemos de señalar que la actual gestión del servicio afecta directamente al alumnado. Cada año se reduce el presupuesto y se recorta en recursos humanos, afectando gravemente al alumnado en todas las etapas educativas. TENER INTÉRPRETE NO ES UN PRIVILEGIO, ES UN DERECHO reconocido en la LEY 27/2007, de 23 de octubre, por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas.

La Consejería de Educación y Cultura, a pesar de conocer nuestra situación, lleva años lavándose las manos, con total impunidad, al igual que las empresas a las que nos subastan como objetos.

Por todo ello exigimos lo siguiente:

-Que, ejerciendo nuestra profesión en centros educativos asturianos, se nos incorpore como personal laboral de la Consejería de Educación y Cultura, mediante la creación de una bolsa de empleo como ya se hiciera con el personal auxiliar técnico educativo y fisioterapeutas en otras comunidades, poniendo fin a la cesión ilegal que hemos sufrido desde la privatización del servicio.

-Que se nos reconozca nuestra antigüedad con carácter retroactivo.