Concentración de apoyo a las trabajadoras explotadas laboralmente en el Centro Gerontológico Jovellanos. ¡Basta ya de acoso a las mujeres trabajadoras!

¡Tenemos que apoyar a Lydia! Otra de las compañeras de la CSI perseguida por la dirección del Centro Gerontológico Jovellanos.

CONVOCAN: CSI Y MUYERES EN LLUCHA

La Corriente Sindical d’Izquierda y el colectivo Muyeres en Llucha convocan una concentración de apoyo a una trabajadora del centro gerontológico Jovellanos, sancionada por un inexistente abandono del puesto de trabajo, en el acto de conciliación que se celebrará en el UMAC de Xixón (calle Libertad 30), el próximo viernes 6 de noviembre, a las 10:15 h.

Además de ello, la trabajadora reclamará en el acto de conciliación el pago del salario que le debe la empresa por exceso de jornada.

Da la ¿casualidad? de que esta trabajadora es una de las que promovieron las elecciones sindicales en el centro y figuraba en la lista electoral presentada por la Corriente Sindical d’Izquierda en dichas elecciones

Las condiciones de trabajo para estas trabajadoras se hacen insoportables (estando incluso algunas de ellas de baja por depresión, ansiedad, etc.), teniendo que soportar actitudes, por parte de la empresa, tan graves como un seguimiento exhaustivo por parte de la supervisora desde que empieza la jornada hasta que termina, situándose incluso a dos metros de las trabajadoras.

Además a estas trabajadoras se les castiga imponiéndoles más carga de trabajo que al resto de empleadas. También se les aísla sistemáticamente en el trabajo en estancias donde ellas se encuentran solas con pacientes violentos. A estas trabajadoras de la CSI se les amenazó varias veces con el despido y un “atente a las consecuencias, no me va a temblar la mano” por el hecho de promover las elecciones sindicales para tener un comité de empresa y unas delegadas de prevención inexistentes hasta ese momento.

En el Centro Gerontológico Jovellanos, se ha instalado una espiral de vulneraciones de los derechos más básicos de las trabajadoras. La última, la recogida de firmas de trabajadoras, por parte de la dirección, para que no se celebren más concentraciones delante de los centros donde esta empresa explota, amenaza, reprime y chantajea a sus trabajadoras.

Una recogida de firmas que se lleva a cabo con insultos y amenazas por parte de la Directora del centro y con la complicidad de un comité de empresa ilegítimo, en el que una tránsfuga, que obtuvo su cargo en las listas de la CSI para pasarse posteriormente a la UGT, manteniendo su cargo en dicho comité de empresa. En ese sentido, la Corriente Sindical d’Izquierda exige a la delegada tránsfuga y a la UGT, la devolución inmediata de dicha representación sindical a la CSI.