Concentración escontra la esplotación llaboral a la muyeres nel Centru Xerontológicu Xovellanos. ¡Basta de acoso laboral a las mujeres trabajadoras!

ENTAMEN: CSI Y MUYERES EN LLUCHA.
La convocatoria d’eleiciones sindicales nel Centru Geróntológico Xovellanos de Xixón y la interposición de denuncies llaborales énte la Inspeición de Trabayu, tuvo de resultes aplicación de sanciones, acoso llaboral y coacciones, per parte la empresa, sobre les trabayadores en xeneral, sobre les impulsoras de la cellebración de les eleiciones sindicales y, especialmente, sobre les trabayadores pertenecientes al sindicatu Corriente Sindical d’Izquierda, ente les que s’atopa la so delegada sindical nel Comité d’Empresa.

Estes trabayadores interpunxeron numberoses denuncies ante la Inspeición de Trabayu, en relación a temes como:

-Que nun se realicen reconocimientos mélicos relativos al puestu trabayu que desempeñen les trabayadores (postures forzaes, llevantamientu de pesos, etc.), colo cual ye imposible l’aportación de xustificantes de dichos reconocimientos per parte de la empresa.

-Que ta sancionándose a les persones que promovieron les eleiciones sindicales con faltes graves y ensin xustificación denguna.

-Que la empresa nun suministra a les trabayadores el material necesariu pa realizar el trabayu nunes condiciones dignes mínimes d’hixene y seguridá.

-Que la empresa instala cámares de vídeo vixilancia per tola residencia ensin señalización nin indicación denguna.

-Que les trabayadores tán obligaes a desendolcar trabayos alministrativos fora la xornada llaboral.

Agora, dos trabayadores fueron sancionaes con un mes d’emplegu y sueldu y con quince díes d’emplegu y sueldu, respeutivamente, por faltas inesistente ya inventaes pola empresa.

Da la ¿casualidá? de qu’una de les trabayadores ye la Delegada Sindical de la Corriente Sindical d’Izquierda nel centru xerontolóxicu Xovellanos y la otra trabayadora ye afiliada del mesmu sindicatu. Amás, fueron les trabayadores que promovieron les eleiciones sindicales nel centru y denunció repetidamente, énte la Inspeición de Trabayu, les illegalidaes llaborales, los abusos empresariales, les sanciones inxustificaes, l’acoso llaboral, les amenaces y les coaiciones, per parte la empresa, sobre les trabayadores en xeneral, sobre les impulsores de la cellebración de les eleiciones sindicales y, especialmente, sobre les trabayadores pertenecientes al sindicatu Corriente Sindical d’Izquierda.

Les condiciones de trabayu pa estes trabayadores fáense insoportables (tando inclusive dalgunes d’elles de baxa por depresión, ansiedá, etc.), teniendo de soportar actitúes, per parte la empresa, tan graves como un siguimientu refechu per parte la supervisora desque entama la xornada hasta que termina, situándose inclusive a dos metros de les trabayadores.

Amás a estes trabayadores aisllase-yos sistemáticamente nel trabayu n’estancies onde elles s’atopen soles con pacientes con altu grau de dependencia. A estes trabayadores de la CSI amenacióse-yos delles vegaes col despidu y un “atente a les consecuencies, nun me va tremar la mano” pol fechu de promover les eleiciones sindicales pa tener un comité d’empresa y unes delegaes de prevención inesistentes hasta esi momentu.