La CSI propone a los Ayuntamientos que dejen de “blindarse legalmente” y blinden los derechos de los y las trabajadoras

CSI-PLANES D’EMPLÉU

En los últimos días la prensa asturiana es un hervidero de noticias sobre los “problemas legales” que están encontrando los Ayuntamientos para convocar los próximos Planes Locales de Empleo ante la avalancha de denuncias, sentencias e indemnizaciones que está teniendo y tendrá lugar. Tanto el presidente de la Federación Asturiana de Concejos como el Ayuntamiento de Xixón hablan públicamente de buscar cambios para “blindarse ante futuras demandas”. Desde CSI-Planes d’Empléu queremos hacer unas cuantas valoraciones y reflexiones tras los últimos acontecimientos.

En primer lugar, queremos denunciar estas declaraciones como vergonzosas, repugnantes y muy esclarecedoras. A los portavoces de estas instituciones les acaba de fallar el subconsciente y muestran su verdadera cara, que no es la de asegurar a los trabajadores y trabajadoras unas condiciones dignas de trabajo y un sueldo adecuado a la labor que desempeñen, sino “blindarse” para que las condiciones leoninas que sufren los personales de los distintos Planes de Empleo Locales no puedan ser denunciadas. Exigimos a estas instituciones que dejen de blindarse a ellas mismas y blinden los derechos de los y las trabajadoras, y que aseguren un empleo digno y con derechos a todo el personal a su cargo, tanto temporales como fijos.

Las, de momento, alrededor de 500 demandas judiciales que recibirán los ayuntamientos de Xixón, Uviéu, Siero, Mieres, Llangréu, Villaviciosa, Cabranes y Grao tienen su origen en el carácter fraudulento de los contratos por obra y servicio realizados a estos trabajadores y trabajadoras. Contrataciones supuestamente realizadas para dar formación y experiencia y que en realidad encubren la cobertura de necesidades de plantilla de los diferentes ayuntamientos mediante el personal contratado en los Planes de Empleo. En realidad no son los ayuntamientos quienes ofrecen formación y experiencia a los y las trabajadoras sino que, muy al contrario, personas con formación y experiencia acreditadas para poder acceder a los Planes de Empleo aseguran la correcta realización de las tareas que les son encomendadas ante la falta evidente de personal en las distintas plantillas municipales.

Otra de las supuestas finalidades de estos planes, la “inserción laboral de personas con dificultad de acceso al mercado laboral”, no es más que otra forma de mentir a la gente y de intento de justificación de sus nefastas políticas en materia laboral en las últimas décadas. Con unas administraciones locales y asturiana impasibles, y en muchos casos cómplices, del desmantelamiento industrial sin alternativas, de las deslocalizaciones, la emigración de miles de jóvenes y no tan jóvenes, titulados y sin titular, la destrucción del sector primario, la pérdida de miles de puestos de trabajo en servicios públicos como sanidad o educación, y en un país, Asturies, con una tasa del 20% y casi 90.000 personas en paro y una tasa de paro juvenil superior al 50%… querer hacer culpables a los y las trabajadoras de su “dificultad de acceso al mercado laboral”, es de auténticos sinvergüenzas y digno de unos y unas representantes públicos que viven alejados de la realidad.

Por todo ello desde CSI-Planes de Empleo exigimos, una vez más, a los representantes locales y asturianos que busquen formulas jurídicas y realicen las gestiones necesarias no para blindarse, sino para asegurar un empleo público digno y con derechos, que repercuta en la calidad de vida de los y las trabajadoras y en un correcto funcionamiento de los servicios públicos que deben asegurar las distintas administraciones. Como primer paso, trabajar para conseguir el desbloqueo de las convocatorias públicas de empleo que permitan a los Ayuntamientos dotarse del personal necesario mediante oposición y/o concurso-oposición, y no seguir, como ya reconocen públicamente, contratando a personal temporal para cubrir puestos estructurales y de plantilla. Hasta el momento de estas convocatorias los Ayuntamientos deben convertir en indefinidos no fijos, o readmitir en su caso, a los y las trabajadoras cuyos contratos actuales o recién finalizados fueron realizados en fraude de ley y que ya están realizando los trámites administrativos y legales para que así se les reconozca. Porque, de otra manera, ¿cómo piensan cubrir esas necesidades de plantilla que ya reconocen públicamente? ¿Doblando las tareas del personal fijo? ¿Privatizando servicios para regalar dinero a empresas privadas? ¿O simplemente no van a hacer nada y van a dejar que se siga deteriorando la calidad de los servicios públicos?

Por último, pero no menos importante, desde CSI-Planes de Empleo queremos hacer un llamamiento a todos aquellos alcaldes, concejales de empleo y miembros firmantes por CCOO y UGT de los distintos convenios colectivos de Planes de Empleo, a que hagan una profunda reflexión del daño que hicieron durante una década a miles de trabajadores y trabajadoras al contratarlas en condiciones fraudulentas y precarias y que, si les queda algo de dignidad, pidán perdón por los errores cometidos y, en su caso, dimitan de sus cargos.