Un nuevo y grave incidente provoca el cierre de la piscina municipal avilesina de la Magadalena durante varias horas

CSI-AYUNTAMIENTU D’AVILÉS

La Sección Sindical de la Corriente Sindical d’Izquierda en el Ayuntamiento de Avilés ha vuelto a denunciar, ante Inspección de Trabajo, un nuevo y grave incidente que provocó el cierre de la piscina municipal de La Magdalena durante varias horas.

Por tercera vez en un periodo de una semana, la maquinaria de aireación y ventilación de la piscina de La Magdalena sufrió un parón que provocó una nube irrespirable en toda la instalación, haciendo necesario el cierre de la piscina.

Y otra vez, como en los anteriores accidentes, fueron los propios trabajadores y trabajadoras quienes dieron la alarma y procedieron al cierre de la piscina, sin que el Servicio de Prevención del Ayuntamiento se dignara, siquiera, a aparecer por las instalaciones.

Una vez que el ambiente se hizo respirable, a las 11:40 h. se procedió a la reapertura de la piscina. Sin embargo, alrededor de las 14:30 h., la maquinaria se volvió a parar sin que se comunicase nada ni al personal presente en piscina ni al público, volviendo a cerrarse la piscina definitivamente a las 15:30 h. Pero de este cierre definitivo no fueron informados ni el socorrista ni el monitor de natación, que continuaron trabajando dentro de las instalaciones, uno en su puesto de socorrista y otro dando clase a sus alumnas del curso de las 15:00 h., hasta que acabó la clase a las 15:45 h.

De esta forma, al riesgo que estos hechos suponen para la salud de los trabajadores y trabajadores, se añade el riesgo al que, de forma totalmente negligente e inconsciente, se ha expuesto a las alumnas usuarias de la piscina.

Para los responsables de la CSI en el Ayuntamiento de Avilés “en las piscinas municipales de Avilés se está reproduciendo el mismo escenario que nos llevó al pasado accidente por intoxicación de cloro, que dejó lesionados de por vida a dos trabajadores y supuso al Ayuntamiento y a las aseguradoras, un desembolso cercano a los 400.000 €, en concepto de indemnizaciones y recargo de prestaciones”.

En la CSI pensamos que “no se puede seguir tolerando la absoluta impunidad de los responsables municipales de las piscinas. Todos los días se produce algún incidente grave, nuestra salud se deteriora día a día mientras que los responsables municipales y el Servicio de Prevención ni están ni se les espera; parece que no va con ellos. ¿A qué están esperando para poner soluciones a todo esto?, ¿a que ocurra otra intoxicación?, ¿a que se produzca alguna muerte?”.

Para la CSI es imprescindible tener en cuenta que los trabajadores y trabajadoras de las piscinas municipales comparten espacio con los usuarios y usuarias, por lo que los problemas de salud laboral se convierten en un problema de Salud Pública que afecta, también, a todos los avilesinos y avilesinas, incluídos los grupos escolares que utilizan las instalaciones.