La CSI vuelve a denunicar ante inspección de trabajo el deterioro de las condiciones de salud laboral en las piscinas municipales de Avilés

El responsable de la Sección Sindical de la Corriente Sindical d’Izquierda en el Ayuntamiento de Avilés ha vuelto a denunciar, por enésima vez, ante Inspección de Trabajo, nuevos casos de fallos mecánicos en las instalaciones de las piscinas municipales avilesinas, que continúan poniendo en peligro la salud de los trabajadores y trabajadoras, así como de los usuarios y usuarias de dichas piscinas.

El pasado miércoles, 18 de febrero, la maquinaria de aireación y ventilación de la piscina de La Magdalena sufrieron un parón que provocó la falta de renovación de aire.

En consecuencia, las condiciones ambientales de la piscina se dispararon, llegando a superar el 80% de humedad relativa en el aire, con las consecuencias inmediatas que estas condiciones tienen para la salud.

A pesar de las reiteradas afirmaciones de los responsables municipales acerca de la existencia de automatismos que imposibilitan que estos hechos sucedan, tuvieron que ser los propios trabajadores quienes dieron la alarma, hasta que un técnico de mantenimiento de la empresa Giroa, acudió al centro de trabajo para informar de que la incidencia ya estaba solucionada.

Sin embargo, al día siguiente, 19 de febrero, los hechos se repitieron exactamente igual que el día anterior, superándose los niveles de humedad relativa en el aire, que llegó al 93 %.

Desde la CSI queremos destacar que ningún responsable municipal ni, lo que es peor, ningún responsable del Servicio de Prevención del Ayuntamiento de Avilés, apareció en ningún momento ni para comprobar la situación de la piscina ni para verificar el estado de salud de los trabajadores, trabajadoras, usuarios y usuarias presentes en la piscina municipal.

Y todo ello se produce después de decenas de miles de euros gastados en obras en las piscinas municipales, que iban a garantizar la “eficiencia energética” en las piscinas municipales y después de que el propio Ayuntamiento fuera declarado responsable, por sentencia judicial firme, del accidente por intoxicación de cloro en la piscina de La Magdalena, que dejó lesionados de por vida a dos trabajadores y supuso al Ayuntamiento y a las aseguradoras, un desembolso cercano a los 400.000 €, en concepto de indemnizaciones y recargo de prestaciones.