Duro-Felguera cierra el Taller de Barros

Hai, agora, pocu más d’un añu, la Corriente Sindical d’Izquierda realizaba una campaña de movilizaciones escontra’l despidu d’Iván y de Sergio, trabayadores del Taller de Barros de Duro-Felguera y militantes de la CSI, y escontra’l pieslle de los talleres de Duro.

Dende la CSI anunciábemos qu’esti despidu yera l’anunciu’l pieslle, non solo del Taller de Barros, sinón del restu les plantes de Duro-Felguera.

Demientres eses movilizaciones, en numberosos comunicaos públicos, la CSI dicía:

“El principal problema de Duro-Felguera radica nuna realidá que cada vegada ye más incuestionable: los Comités d’Empresa y les direiciones de los sindicatos CCOO y UGT, tán axustando cola empresa los zarros de tolos talleres, tán vendiendo la práutica totalidá de los emplegos y solamente queda por axustar el preciu que se-y pon a cada puestu trabayu. Dende la CSI atrevémonos a entrugar: ¿va quedase dalgún representante sindical ensin “iguar lo suyo”?.

“Afalamos a los trabayadores de CCOO y UXT en Duro-Felguera, a tomar cartes nesti asuntu. Afalámosvos a remontavos escontra les vueses direiciones y escontra los vuesos “representantes”. Sabemos que sois clas obrera (anque paeza que se vos escaeciere), sabemos que nun queréis vender el vuesu puestu trabayu, sabemos que nun queréis vender el futuru de los vuesos fíos y fíes. Pos, eso: ¡nun lo faigáis!.”

Nin que dicir tien que nos llamaron de too. Pero, ¿y agora, qué?. ¿Daquién va responder pol zarru de los talleres de Duru?. ¿Daquién va dar la cara?. ¿Vamos pidir responsabilidaes a los empresarios, políticos y “dirixentes sindicales” que pesllaron los talleres de Duro?.

L’añu que vien, va haber eleiciones na mayoría les empreses asturianes. Tenemos dos alternatives: siguir calteniendo nos sos puestos a la mafia sindical o entamar a construyir una nueva forma de faer sindicalismu, defendiendo los derechos de la clase obrera, ensin lliberaos, ensin subvenciones y ensin traiciones.

Repetimos lo que, dende la CSI, tantes vegaes dicimos: los despidos nun se firmen, los derechos nun se venden y la dignidá nun se pierde.

Dexámosvos con unos camientos de Marco Antuña, delegáu sindical de la Corriente Sindical d’Izquierda en Caxastur:

Duro Felguera pieslla’l taller de Barros y pon fin a 156 años d’actividá industrial en Llangréu.

Una sola fras qu’enzarra munches coses.

La hestoria d’una burguesía qu’esplotó los recursos naturales asturianos y esplotó tamién, con man de fierro, a delles xeneraciones de trabayadores pa dise cuando-y convién, ensin dexar namás que ruina, desolación y falta futuru.

La hestoria d’unos políticos rexonales siempres al serviciu d’esta burguesía.

Con distintos nomes: conservadores, progresistes, fascistes, socialistes…. y la mesma servidume énte los verdaderos propietarios de too.

La hestoria d’unos sindicatos del réxime que son la meyor ferramienta pa les reconversiones y los pieslles.

Como na minería, como nel naval, como nes caxes d’aforros…

Pero tamién nos queda la hestoria de munches vides dignamente vivíes alredor d’una idea del trabayu y de un arguyu de clas obrera, que güei tamién quieren arrampuñanos.

La idea de que’l trabayu ye un derechu y un deber y non un privilexu o una llimosna.

La memoria de munchos años de llucha pola dignidá y los derechos de los y les trabayadores y d’ocasiones en que los obreros de la Duru camudaron el tornu y la fresadora pol fusil y la dinamita pa conquistar un futuru meyor pa la humanidá (según suena, ensin un rispiu de desaxeración pela mio parte).

Les fuelgues de meses (más de 9 nos años 30), el 17, el 34, el 36, los camiones apresuradamente blindaos pa dir tomar Uviéu, Onofre, Celesto el Topu, Higinio Carrocera (el Leónidas del Mazucu), la vida alredor del centru obreru La Xusticia y, más apocayá, los conflictos que remataron col encierre na Catedral d’Uviéu.

Qu’esa memoria nun se pierda, por que la derrota d’estos años grises nun sotierre tantu coraxe y tanta dignidá colectiva.

Siéntolo, nun soi neutral.

Esta vegada menos que nunca.

El mio güelu y el mio pá trabayaron na Duro (asina se dicía en casa).

Alcuérdome cuando, siendo un guah.e, diendo buscar al mio pá al portón de la fábrica, vía salir a cientos de trabayadores y sentía bullir la vida y, de dalguna forma indefinible, sentíame parte d’esa vida.

Agora, piesllen la persiana y colen.

Pero los nuesos quédense pa siempres, si nun los escaecemos.

Qu’asina sía.