Asamblea anual de la CSI: otro paso adelante para el nuestro sindicato

Con una participación superior a la de otros años, la Asamblea anual de la Corriente Sindical d’Izquierda, ha supuesto un paso adelante en la marcha del sindicato y un refuerzo en su línea sindical de defensa directa de los derechos de la clase obrera.

La forma de organizar la CSI para encarar un futuro que, previsiblemente, traerá unas condiciones mucho más duras que las actuales, la recuperación de derechos fundamentales que, poco a poco, vamos perdiendo (libre sindicación, negociación colectiva, trabajo indefinido, libertad de huelga, etc.), la forma de frenar los tratados internacionales de comercio (TTIP), la organización, dentro y fuera de la CSI, de los trabajadores y trabajadoras en paro o situación laboral precaria, la construcción de redes alternativas de producción y consumo cooperativo, el reforzamiento de la solidaridad internacionalista y la lucha sin cuartel contra la represión, fueron los temas que se debatieron y a los que, con un importante nivel de discusión, se intentó dar respuesta.

Muy especialmente, quedó clara nuestra decisión, firme e irrevocable, de no dejar a ninguna persona indefensa ante la represión policial, judicial o empresarial, el reforzamiento de las luchas obreras en la solidaridad de las Asambleas de Trabajadores y Trabajadoras en Lucha en Asturies y el apoyo sin fisuras de la CSI a la lucha de las personas en paro o en la precariedad laboral.

También quedó constatado el crecimiento de la CSI en afiliación y secciones sindicales, con el que el sindicato afrontará el año de elecciones sindicales que se avecina.

Queremos hacer una mención especial al compañero Orviz que, después de dos décadas desarrollando de forma impecable la, por nadie deseada, labor de finanzas, ha dado el relevo con un impresionante discurso en defensa de sus ideales comunistas y de la unión y la movilización obrera como armas fundamentales para superar el capitalismo que nos oprime. Ante la corrupción y el robo generalizado, la dedicación y la honradez, a prueba de bomba, de nuestro compañero Orviz durante décadas, es y será un ejemplo, no sólo para la CSI, sino para el conjunto de la clase obrera asturiana. Afortunadamente, seguiremos contando con su participación en otras actividades del sindicato.

La CSI sale reforzada de esta Asamblea, mucho más cohesionada y dispuesta a renovar su compromiso con la clase obrera asturiana en su lucha para echar fuera lo que nos sobra: el capitalismo, sus gobiernos, su banca y su patronal.

A las 18:00 h., terminaba la Asamblea anual de la CSI, solidarizándonos y acudiendo en apoyo a los trabajadores y trabajadoras en huelga en Burguer King, que se concentraban ante uno de los centros de trabajo.