Llamamiento de la CSI a la manifestación contra el cierre de Alcoa: convirtamos cada puesto de trabajo en una trinchera

La Corriente Sindical d’Izquierda hace un llamamiento a la clase obrera asturiana, a participar en la manifestación convocada por los trabajadores y trabajadoras de Alcoa, que saldrá de la plaza del Vaticano de Avilés (Asturies)), a las 19:00 h., el próximo jueves 11 de diciembre.

El control de la energía eléctrica, que los distintos gobiernos cedieron a las compañías eléctricas y la nueva orientación productiva de Alcoa, con enormes inversiones en otros países, como Arabia Saudí, se convierten en una pinza que, como en tantas otras ocasiones, puede acabar dejando tirados en la calle a cientos de trabajadores y trabajadoras.

La lista de empresas cerradas desde hace unos años, es interminable. Algunos datos ponen de relieve que, en los últimos cinco años, podrían haber cerrado más de 4.000 empresas en Asturies, muchas de ellas, después de haber derrochado importantes subvenciones públicas.

Así, hemos llegado a la situación actual: más de 100.000 personas en paro en Asturies, más de 40.000 familias asturianas con todos sus miembros en paro; más de 200.000 personas por debajo del umbral de la pobreza, entre un tercio y la mitad de los y las pensionistas cobran menos de 600 euros, el 60% de la juventud está sin empleo y ni siquiera los alimentos están garantizados para todos y todas.

Asturies no puede permitirse ni un parado ni una parada ni un cierre de empresa más. Pero, las trabajadoras y trabajadores también sabemos que nuestra mejor arma es nuestra propia capacidad de organización y movilización.

Con la experiencia adquirida en otros conflictos semejantes, como Tenneco, Cajastur, etc., desde la CSI queremos mandar un mensaje de ánimo a todos los trabajadores y trabajadoras de Alcoa, haciéndoles ver que es posible poner freno al ERE planteado por la empresa y conseguir la continuidad de la actividad productiva y de la totalidad de los puestos de trabajo.

Por ello, desde la CSI animamos a los trabajadores y trabajadoras de Alcoa a mantener la unidad de su Asamblea y defenderla como único instrumento válido de decisión, movilización y negociación.

De la misma manera, apoyamos la voluntad de la plantilla de Alcoa de mantenerse en su posición de despidos-cero, sin aceptar indemnizaciones a cambio de puestos de trabajo y fijando como único objetivo la continuidad de la planta y de la totalidad de los puestos de trabajo.

En esta lucha, consideramos que el papel de los sindicatos, empezando por la propia CSI, es claro: respetar las decisiones de la Asamblea de trabajadores y trabajadoras de Alcoa, y apoyar y reforzar, con todos los medios a nuestro alcance, las gestiones, acciones y movilizaciones por ella decididas.

No se trata solamente de los actuales puestos de trabajo, sino también, de no hipotecar el futuro de nuestros hijos e hijas y de transmitirles una herencia que no sean unas condiciones de vida miserables, impuestas por la Patronal y sus gobiernos.

¡CADA PUESTO DE TRABAJO, UNA TRINCHERA!

¡EN ALCOA NI CIERRE NI DESPIDOS!

¡ALCOA NO SE CIERRA!.