La CSI denuncia al ayuntamiento de Avilés y la mutua Ibermutuamur por irregularidades en los problemas de salud laboral en las piscinas municipales

La Corriente Sindical d’Izquierda ha denunciado al Ayuntamiento de Avilés y a la mutua Ibermutuamur ante la Inspección de Trabajo y la Inspección Médica, por sus prácticas irregulares, a la hora de solucionar los problemas de salud laboral de los trabajadores y trabajadoras de dichas instalaciones.

El pasado martes 28 de octubre, un trabajador de las piscinas municipales acudió a la mutua, afectado, como en otras ocasiones, por una lesión ocular provocada por las nocivas condiciones ambientales que se dan en dichas piscinas municipales.

El Servicio de Prevención del Ayuntamiento se personó en la piscina municipal, pero en ningún momento se dirigió al trabajador y ni siquiera se interesó por comprobar su estado de salud.

El informe del oftalmólogo designado por la mutua fue muy claro, recomendando la baja laboral del trabajador y manteniéndola hasta el viernes 30 de octubre, día en que se produciría una nueva revisión médica.

Sin embargo, el miércoles 29 de octubre, el trabajador recibió una llamada del médico de la mutua, en la que le informa de que, por indicaciones de sus superiores, debe negarle la baja médica y acudir a su puesto de trabajo.

Ante el requerimiento por escrito de estos cambios, Ibermutuamur se niega aduciendo que no se han producido cambios, porque nunca se ha emitido un parte de baja y porque, además, la empresa, es decir, el Ayuntamiento, tampoco ha enviado el parte de accidente, como sería su deber.

Posteriormente, el trabajador acudió al médico de la Seguridad Social que, después del reconocimiento médico y previa consulta a la Inspección Médica, pasó al trabajador a la situación de Incapacidad Laboral Transitoria (baja laboral).

Desde la Corriente Sindical d’Izquierda, comprobamos que, tanto el Ayuntamiento y su Servicio de Prevención, como la mutua de accidentes, continúan con sus prácticas irregulares, negando los problemas de salud de los trabajadores y trabajadoras de las piscinas municipales, tal y como hicieron en el gravísimo accidente ocurrido en 2007, cuya responsabilidad recayó finalmente sobre el Ayuntamiento, por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

La práctica totalidad de los trabajadores y trabajadoras de las piscinas municipales, han transmitido sus quejas por escrito a la Fundación Municipal de Deportes del Ayuntamiento, por las malas condiciones de salud laboral existentes en las piscinas. Sin embargo, los responsables municipales continúan haciendo oídos sordos y el Servicio de Prevención continúa argumentando que las condiciones ambientales permanecen en los límites legales. Pero la salud de los trabajadores y trabajadoras continúa resintiéndose y empeorando.

Ya en 2007, el Ayuntamiento contrató a una empresa privada para elaborar el informe que negó la existencia del accidente que dejó lesionados de por vida a un monitor y una monitora de las piscinas municipales avilesinas. Curiosamente, quienes firmaron ese informe, que fue desautorizado por el Tribunal Superior de Justicia, ahora trabajan para el Ayuntamiento de Avilés, precisamente en el Servicio de Prevención.

Pero, si grave es la actitud de la mutua Ibermutuamur, más grave es, aún, la práctica de los responsables municipales de las piscinas, que continúan con su actitud de negar la existencia de los accidentes laborales y del deterioro progresivo de la salud de los trabajadores y trabajadoras, llegando, incluso, a cometer graves irregularidades como no enviar los partes de accidente a la mutua.

Por todo ello, la CSI ha denunciado estos hechos ante la Inspección de Trabajo y la Inspección Médica e iniciará los trámites de Cambio de Contingencias, para que se reconozca el origen laboral de las lesiones oculares del trabajador municipal y sean los responsables municipales y la mutua Ibermutuamur, y no la Seguridad Social, quien cargue con las responsabilidades económicas y de cualquier otra índole, que pudieran derivarse de este caso.