Movilizaciones escontra la represión y pola absolución de toles persones encausaes por lluchar polos drechos populares y les llibertaes públiques

¡ASTURIES EN PIE!

Nun hai dulda de la desesperada situación pola que tán pasando millones de persones n’Asturies y nel Estáu español. Despidos, pieslles d’empreses, paru, perda viviendes, families arruinaes, probitú…, tán xenerando una riestra protestes sociales cada vegada más intenses.

La rabia popular va xorreciendo cuando se comprueba la escesiva riqueza na que vive una minoría privilexada y la patente impunidá qu’arrodia a una corrupción político y económico cada vegada más xeneralizada.

La esplosiva situación social que ta creándose, ta siendo retrucada dende’l Gobiernu con una esguilada desproporcionada de la represión, na que les detenciones y encarcelamientos arbitrarios y la proliferación d’esaxeraes sanciones económiques ensin sen dengún, desanicien na práutica tolos derechos y llibertaes públiques.

Los mesmos que nos despiden, que nos quiten les melecines, piésllennos hospitales, niéguennos la educación, desanicien los servicios sociales y oblíguennos a vivir na miseria, nun dulden en gastar millones d’euros en material antidisturbios p’allanciase a una política represiva na que los y les trabayadores, que son les verdaderes víctimes de la crisis, son trataos como delincuentes cuando salen a la cai col únicu oxetivu de pidir un trabayu y una forma de llevar el pan pa la so casa.

Asina, demientres esti añu, van tener llugar n’Asturies xuicios importantes, con peticiones de cárcel que, en conxuntu, pueden llegar a los 30 años y multes millonaries a persones que participaren nel conflictu mineru, na fuelga xeneral del 14-P y nes lluches sociales que se desendolcaren nos caberos años.

Tenemos de torgar que persones, natives o inmigrantes, muerran a les puertes de los centros sanitarios nos que namás s’atienda a quien tienen dineru pa pagalo. Tenemos de torgar que, otra vegada, namás los ricos tengan accesu a los estudios. Tenemos de torgar que les persones con necesidá d’atención social, acaben tiraes poles cais. Tenemos de torgar que’l simple fechu de protestar nos lleve direutamente a la cárcel. Nun podemos dexar que too esto asoceda, demientres banqueros, empresarios, especuladores y políticos corruptos amasen fortunes algamaes illegalmente y na impunidá dafechu.

Esti sistema capitalista que nos gobierna, condérganos al paru y la miseria ensin danos otra alternativa que salir a la cai a engarrar polos nuesos derechos más básicos. Pero nesa llucha, impónennos otra conderga entá peor: la represión y la cárcel.

Darréu d’ello, cada persona represaliada tien de ser una prioridá na nuesa aición solidaria.

¡NIN UNA PERSONA SOLA ÉNTE LA REPRESIÓN!.
¡XUSTICIA SOCIAL!.