Asturies en pie convoca al pueblu asturianu a la concentración escontra la privatización y los despidos en Caxastur, coincidente con los Premios príncipe

¡ASTURIES EN PIE!

El próximu vienres 24 d’ochobre, tornará repitise n’Asturies l’espectáculu de los Premios Príncipe. Un espectáculu que nos devuelve a la Edá Media y una farsa na que, añu tres d’añu, la riqueza ilícita, la opulencia, el despotismu y la corrupción, desfilen per una alfombra colorada frente a un pueblu cada vuelta más aprobetáu y cada vuelta más fartu.

Énte too ello, un ensame d’organizaciones polítiques y sindicales, asina como toa triba movimientos y coleutivos sociales, xúncense nuna convocatoria de protesta social con abonda repercusión internacional.

Una convocatoria entamada hai años, que cada vuelta fáese más fuerte y numberosa, poles sos carauterístiques xunitaries y ensin que naide intentare nunca rentabilizala o acaparala.

Pero nun val too. Allegar con unes sigles a esta convocatoria, demientres los sos dirixentes participen nos fastos principescos o remanar esta protesta pa llavar la imaxe de quienes collaboren con tou tipu de retayos sociales y midíes escontra los derechos populares, resulta una hipocresía que delles organizaciones yá nun pueden esconder per más tiempu.

Quienes entamen y participen en tou este esbardie, escúdense constantemente nuna Constitución que paez amparar, non solo la inutilidá de la monarquía, sinón tamién, la so corrupción y los sos escesos.

Pero, anguañu, esa Constitución y el Réxime a que dio llugar dende la so aprobación en 1978, ta bien llueñe de ser daqué más qu’un camín muertu.

La Constitución tendríe de garantizar derechos básicos, como’l derechu al trabayu o a una vivienda digna. Pero, cola Constitución na mano, miles de families vense desahuciaes y espulsaes de la so casa, cada vegada menos persones tienen accesu a la Sanidá, la Educación o los Servicios Sociales, el paru y la probitú xeneralícense, nin siquier los alimentos tán garantizaos pa toos y toes, los parllamentos llexislen pa los ricos y amparen la corrupción, demientres que la balanza la Xusticia cada vez s’inclina más del llau de los poderosos.

La Constitución reconoz que la Soberanía l’Estáu mora nel Pueblu y que d’ésti Pueblu emanan tolos poderes. Sicasí, y por mandatu Constitucional, tórgasenos la posibilidá d’escoyer la República como forma Gobiernu y niégase el derechu a decidir a los pueblos del Estáu español.

A la fin, nin ún solu de los grandes problemes que tenemos puede iguase apelando a la Constitución nin, muncho menos, a la Monarquía que nos imponen.

Tenemos un presente de paru, inxusticia social y represión. Nun hai denguna Constitución nin denguna monarquía que nos igüe’l futuru. Solamente la firmeza y la llucha continua polos nuesos derechos puede traenos un futuru meyor qu’el que pretenden danos.