Concentración informativa sobre las condiciones laborales y de salud pública y laboral de las piscinas municipales de Avilés

CSI-AYUNTAMIENTU D’AVILÉS.

La Corriente Sindical d’Izquierda realizará un acto público para informar a la opinión pública sobre las condiciones laborales y de salud pública y laboral de las piscinas municipales de Avilés. Este acto tendrá lugar el próximo viernes 13 de junio, a las 19:30 h., en el Parche (plaza del Ayuntamiento) de Avilés.

(La información que os exponemos aquí es un poco extensa, pero os pedimos un pequeño esfuerzo para comprender las condiciones laborales en las que tienen que hacer su trabajo los trabajadores y trabajadoras de las piscinas municipales de Avilés).

En noviembre de 2008, un escape de cloro en la piscina de La Magdalena provocó la intoxicación de 4 monitores. Las lesiones de dos de ellos provocaron secuelas irreversibles tan graves que dieron lugar a su jubilación por incapacidad para seguir trabajando. Otros dos tienen lesiones permanentes, aunque no les impiden continuar en su puesto de trabajo.

Tanto la Inspección de Trabajo, como la Seguridad Social y el Tribunal Superior de Justicia dictaron, en distintas sentencias e informes, la responsabilidad del Ayuntamiento en este accidente.

De este modo, la cantidad de dinero que el Ayuntamiento debe abonar a los trabajadores por su responsabilidad en este accidente, asciende a unos 360.000 €, de los cuales 160.000 corren a cargo de las aseguradoras, en concepto de indemnización, y unos 200.000, a cargo de las propias arcas municipales, en concepto de recargo de prestaciones.

Sin embargo, y a pesar de estas sentencias, los problemas continuaron sin que nadie les ponga solución. Desde 2008, las denuncias de los monitores por las malas condiciones de salud laboral en las piscinas municipales avilesinas, se siguen amontonando en Inspección de Trabajo y los trabajadores continúan padeciendo, de forma continuada, intoxicaciones, lesiones respiratorias, de piel, etc.

El problema se agrava al considerar que los usuarios y usuarias de las piscinas, muchos de ellos niños y niñas de los cursos de natación organizados por los colegios, comparten el mismo espacio que los propios trabajadores, por lo que también se están dando, frecuentemente, casos de lesiones de piel en niños y adultos usuarios. Y todo ello, hasta el punto de que las piscinas municipales avilesinas ya han tenido que ser evacuadas en varias ocasiones.

De esta forma, es la propia Salud Pública lo que podría estar en juego y lo que exige la adopción de medidas preventivas, de forma inmediata.

El último incidente ocurrió el pasado jueves 8 de mayo, cuando al incorporarse a sus puestos de trabajo, los trabajadores se negaron a abrir las instalaciones al público ya que la maquinaria de ventilación y aireación estaba parada y el ambiente era irrespirable.

A pesar de ello, la Dirección, haciendo caso omiso, ordenó abrir las instalaciones. Todo ello dio lugar a una nueva denuncia ante Inspección de Trabajo, por parte de los trabajadores.

El trabajador y la trabajadora intoxicados en la piscina de La Magdalena en 2008, son militantes de la CSI, responsables de la sección sindical de este sindicato en la Fundación Deportiva Municipal (FDM) del Ayuntamiento de Avilés y cerca de 20 años defendiendo los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

Sus denuncias sobre las condiciones laborales, de seguridad y prevención en el trabajo y su labor en defensa de un servicio público saludable y de calidad en las piscinas municipales, les ha costado sufrir multitud de episodios de persecución sindical que, a dia de hoy, todavía continúan.

-En 1996, se piden las cuentas y balance de resultados de la Fundación Deportiva Municipal y empieza la represión de los monitores y monitoras de natación que protagonizaron dicha petición.

-En 1998, 1999 y 20000, diversos enfrentamientos acaban en los tribunales de justicia con condenas a un mando de la Fundación Deportiva Municipal por insultos y amenazas a los monitores. La respuesta del Ayuntamiento, lejos de adoptar medidas disciplinarias contra el mando condenado, lo que hace es premiarle, mejorando sus condiciones laborales.

-También en 2000, el AMPA de un colegio avilesino presentó una reclamación por intoxicación por cloro de varios niños. El Ayuntamiento silenció la denuncia y no tomó ningún tipo de medida.

-En 2003, el mando condenado anteriormente por injurias y amenazas, denuncia a uno de los trabajadores, militante de la CSI, por robo. El trabajador es detenido y sacado del centro de trabajo esposado por la policía. Al día siguiente, el mando retira la denuncia, reconociendo que “fue un error”. El Ayuntamiento continúa sin hacer nada y el mando continúa en su puesto sin ningún tipo de amonestación y disponiendo de los trabajadores y el trabajo a su capricho.

-En 2007, el Ayuntamiento saca a concurso las plazas de los monitores y monitoras que se habían caracterizado por su defensa de los derechos laborales, en un intento de sustituirlos por otros trabajadores menos díscolos. Pero el concurso tiene que ser retirado porque los trabajadores son fijos de plantilla. Los responsables políticos del Ayuntamiento volvieron a dar la callada por respuesta.

-Desde 2008 hasta hoy se produjeron escapes de cloro, quejas y denuncias por condiciones insalubres, tóxicas y peligrosas para trabajadores y usuarios de las piscinas, desalojos de las instalaciones deportivas por condiciones ambientales inaceptables y todo tipo de situaciones que alejan a las piscinas municipales de Avilés de lo que debe ser un centro de trabajo normalizado y un servicio público de calidad.

-Ante la última denuncia de los trabajadores ante Inspección de Trabajo, por condiciones ambientales irrespirables, en mayo de 2014, a la dirección de la Fundación Deportiva Municipal no se le ocurrió otra cosa que suprimir un día de descanso anual de los monitores municipales y poner en marcha una fiscalización inquisitorial sobre la labor de dichos monitores, que, mucho nos tememos, será la antesala de nuevos expediente sancionadores.

-En resumen: persecución para los trabajadores e impunidad absoluta para los presuntos responsables de los problemas de salud de los trabajadores en las piscinas de Avilés. La Dirección adopta una actitud totalmente pasiva y ajena a los problemas que se denuncian.

Por todo ello, los monitores municipales EXIGEN:

-El fin de la impunidad y sanciones a los responsables.
-Protocolos de actuación en casos de emergencia.
-Seguimiento y controles médicos periódicos y con la frecuencia necesaria, del estado de salud de los trabajadores.
-Establecimiento de un horario laboral que compagine los tiempos de trabajo y aireación, para evitar el deterioro de la salud.
-Medidas para la prevención y el cuidado de la salud de los usuarios.
-Atención y cuidados para un servicio público saludable y de calidad.