La CSI solidarízase colos trabayaores mineros de Turquía. ¡Nin más muertes, nin más accidentes llaborales!

La Corriente Sindical d’Izquierda quier faer pública la so solidaridá colos mineros de Turquía, que sufrieron la muerte de más de 200 trabayadores y centenares de mancaos, nun ¿accidente? que, como en tantes otres ocasiones, yá se vía venir.

A partir de la privatización del seutor mineru en Turquía, los empresarios mineros presumíen d’haber amenorgao descomanadamente los costos de producción. Pero ello foi posible gracies a la precarización de los sueldos (400-500 € mensuales), de les condiciones llaborales y, sobretou, al drásticu amenorgamientu de les inversiones en midíes de prevención y seguridá.

Pa los voceros sindicales “la causa nun foi la quema d’un tresformador eléctricu, foi una quema en residuos antiguos de la estraición de carbón; pueden amburar si nun se garren midíes de precuru y eso produz el mortal monóxidu carbonu. Les muertes entamaron cola privatización del seutor. Nun son accidentes, son asesinatos”.

El númberu d’accidentes aumentó ente 2004 y 2010 hasta constituyir esi añu un 14% de tolos accidentes industriales, cuando los mineros namás constitúin un 1,3% de la mano d’obra’l país. De media, al añu muerren 80 obreros n’accidentes mineros en Turquía, lo qu’equival a ún de cada mil emplegaos.

Coles mesmes, dende la CSI sofitamos unánimemente les fuelgues y movilizaciones convocaes polos sindicatos turcos, que yá tán provocando fuertes enfrentamientos coles fuerces de seguridá nes principales ciudaes de Turquía, como Ankara o Estambul.

El mesmu Presidente de Turquía, Erdogan, sufrió nes sos carnes el noxu ciudadanu, yá que cuando allegó a dar el pésame a les families de los mineros, tuvo qu’abellugase nun supermercáu porque los familiares encaráronse-y y reclamaron-y la so dimisión. Poco anantes, nuna comparecencia énte los medios, el primer ministru yá caleciera los ánimos de la población afitando qu’esti tipu d’accidentes son “coses que pasen”.