Juicio por despido a una trabajadora de ADICAE, afiliada a la CSI y colaboradora de insubordinadas contra la deuda.

Exigimos la readmisión de la técnico de Asturies despedida, porque los derechos de los consumidores no se defienden vulnerando los de las trabajadoras.

La asociación de consumidores ADICAE ha sido denunciada por la técnico que defendió a los consumidores en el último año y medio en Asturies, especialmente tras el estallido del fraude de la deuda subordinada de Cajastur. El juicio se celebrará el miércoles 9 de abril tras la falta de voluntad por parte de la asociación de llegar a algún acuerdo.

La trabajadora denunció irregularidades en la aplicación del convenio colectivo de “Despachos y oficinas”, motivo por el que considera que fue despedida. Esta licenciada en derecho se hizo cargo de la apertura de la oficina de ADICAE en Asturies en noviembre de 2012, concatenando contratos de “eventual por circunstancias de la producción” y “obra o servicio”, a tiempo completo, hasta diciembre de 2013, momento en que su contrato no es “renovado”. De hecho, la trabajadora expone que se incurría en fraude de ley al abusar de contratos por “obra y servicio”, cuando en realidad la tarea era el mantenimiento de una oficina que continúa en funcionamiento.

Durante este tiempo realizó funciones -tareas informativas, movilizaciones, mantuvo reuniones con diferentes asociaciones y representantes institucionales que excedían la categoría de “auxiliar administrativo” bajo la que era contratada, siendo su salario muy inferior al correspondiente al trabajo realizado realmente.

Además, realizaba horas extraordinarias (las personas que colaboraban voluntariamente pudieron comprobarlo) para ayudar a los socios a presentar reclamaciones que no eran compensadas ni económicamente ni a través de días de reposo. De hecho, según la demanda presentada, “la empresa la obligó a entregar por escrito, una declaración por la que la demandante se comprometía a dedicar horas “voluntarias” fuera de su horario de trabajado, a actividades de la asociación en lo que la empresa denominaba “compromiso asociativo” y que la trabajadora se vio compelida ante el requerimiento de la empresa”.

Este no parece ser un caso aislado. Diversas ex-empleadas han contactado con la despedida para informar de prácticas similares y de procesos de demanda contra ADICAE.

No podemos aceptar que una asociación de consumidores se comporte como las entidades que denunciamos, con políticas laborales que no toman en cuenta a las personas y que van en detrimento de nuestros derechos. Después de denunciar los despidos y desahucios impulsados por Cajastur y otras entidades, no vamos a quedarnos de brazos cruzados ante el incumplimiento de derechos básicos.