Finó’l nuesu compañeru Washington, militante de la CSI

Enorme Washington. Enorme’l to puñu, siempres llevantáu. Pero enorme, tamién, el furacu que dexaste ente nos.

Siempres cola to cámara nes manes, nun yeres un fotógrafu más, nun yeres un cenciellu testigu de los fechos. Siempres tomasti partíu. Fixisti de la fotografía una barricada, una ferramienta de denuncia de toles inxusticies, una arma pa lluchar pola clas obrera, la to clas, a la que tan arguyosu tabes de pertenecer.

Cualisquier alderique contigo destilaba más filosofía que tola que pueda deprendese nes meyores universidaes. Y cuando’l camín nun taba claru, siempres nos dabes el mesmu conseyu: “compañer@s, si nun sabéis per ónde hai que dir, nun lo duldéis; p’alantre y a la izquierda”.

Y eso vamos faer. ¡Hasta siempres Washington!. ¡Hasta siempres, collaciu!.