Falleció nuestro compañero Washington, militante de la CSI

Enorme Washington. Enorme tu puño, siempre levantado. Pero enorme, también, el hueco que has dejado entre nosotr@s.

Siempre con tu cámara en las manos, no eras un fotógrafo más, no eras un simple testigo de los hechos. Siempre tomaste partido. Hiciste de la fotografía una barricada, una herramienta de denuncia de todas las injusticias, un arma para luchar por la clase obrera, tu clase, a la que tan orgulloso estabas de pertenecer.

Cualquier conversación contigo destilaba más filosofía que toda la que se pueda aprender en las mejores universidades. Y cuando el camino no estaba claro, siempre nos dabas el mismo consejo: “compañer@s, si no sabéis por dónde hay que ir, no lo dudéis; adelante y a la izquierda”.

Y eso haremos. ¡Hasta siempre Washington!. ¡Hasta siempre, compañero!.