Comunicáu de ¡Asturies en pie!

Al tenor de lo visto en dellos medios de comunicación, la Unidá d’Intervención Policial (UIP), popularmente conocida como “antidisturbios”, paecen tar metanes una campaña de promoción d’imaxe.

Concentraciones, intervenciones nos medios de comunicación, artículos periodísticos, etc., paecen intentar convencenos del maltratu social al que los axentes de la UIP tán siendo sometíos y de la necesidá de reivindicar la so dignidá llaboral.

Pero mal empezamos si, a les primeres de cambiu, un voceru policial se descuelga, nuna d’estes concentraciones, con unes declaraciones na qu’afirmaba que “…en democracia la policía siempres tien razón…”.

Mientres los últimos años toos y toes fuimos testigos, en tola xeografía del Estáu español, de brutales actuaciones policiales que nun merecieron nengún tipu de protesta per parte de los axentes de la UIP.

Miles de persones mancaes a manos de la policía y, inclusive, hospitalizaes, nun merecen tampoco la so atención. Güeyos sacaos por pelotes de goma, muertes como la d’Íñigo Cabacas, tortures demostraes xudicialmente nes comisaríes, neños mancaos (como en Pola L.lena), desahucios realizaos con inusitada violencia, la escandalosa muerte d’inmigrantes en Ceuta, les allanadures con gran violencia de sedes d’organizaciones polítiques, sindicales y sociales, les continues denuncies d’Amnistía Internacional pol continuu usu escesivu de violencia contra manifestantes, seis condergues al Estáu español per parte del Tribunal Européu de Derechos Humanos por non investigar tortures…, tou ello, nun foi motivu por que los sindicatos policiales realizaren concentraciones y pidieren dimisiones.

Equí, n’Asturies, tamién tenemos abondos exemplos. Na fuelga xeneral del 14-N, los axentes de la UIP cutieron innecesariamente y con saña a un piquete informativu, que la so única arma de defensa yeren los panfletos que llevaben nes manos. Inclusive allanaron la see de les organizaciones sindicales, provocando decenes de persones mancaes, munches de les cualos tuvieron que ser atendíes pol SAMU, precisando, dalgunes d’elles, d’intervención quirúrxica.

Pero curiosamente, la Fiscalía y el Xulgáu archivaron les denuncies presentaes poles persones mancaes, a pesar de que, en dalgún de los casos, el mesmu informe forense alvertía de la posible comisión de delitu per parte de los axentes de policía.

Podríamos siguir asina, hores y hores, nun interminable recuentu de represión pura y dura. Por cuenta de ello, un bon númberu d’organizaciones sindicales y colectivos sociales asturianos xunir pa desenvolver una campaña pola Xusticia Social y contra la represión, na que la llista de persones represaliaes, enxuiciaes y multaes faise acaldía más estensa. Pero nengunu de los cientos de miles de casos que pudiéramos cuntar, fadría que los sindicatos policiales o los axentes de la UIP movieren un solu deu.

Mentanto, la situación económica faise insoportable: paru selvaxe, probeza xeneralizada, probeza severa, desnutrición, muertes per ausencia de calefacción, muertes per abandonu sanitariu nos pasiellos de los hospitales, persones dependientes abandonaes a la so suerte, grandes capes de la población ensin accesu a alimentos y medicines, miles de families ensin viviendes, millones de persones ensin nengún tipu d’ingresu económicu… Un informe recién asitia al Estáu español como’l segundu tao con más probeza infantil (menores de 18 años) de la Unión Europea, solamente superáu per Rumanía.

Pero, como diximos enantes, nada d’esto paez afectar a los sindicatos policiales y a los axentes de les UIP. Ellos, a cencielles, llindar a obedecer ordes y, executando estes ordes, a faer de la violencia desatamañada y de la represión, el so “puestu de trabayu” (paez ser que los sos escasos 2.000 € de sueldu y la so continua movilidá “llaboral”, faen insoportable’l so “trabayu”. Quiciabes camudaríen el so puntu de vista, si viérense obligaos a treslladase indefinidamente, a miles de kilómetros y por sueldos de 600 €, como faen cientos de miles de trabayadores y trabayadores del Estáu español. Sobremanera, si cualquier protesta que realizaren fuera contestada con una bona ración de lo qu’ellos llamen “el so trabayu”).

La realidá ye qu’esti sistema capitalista nun sirve, por enforma que lu reformemos, democratizar o lo reconstituyamos. Un sistema capitalista que nos gobierna y condérganos al paru y la miseria ensin danos otra alternativa que salir a la cai a engarrar polos nuesos derechos más básicos.

Criminal ye’l sistema capitalista y criminal son quien tán nos poderes políticu y económicu, amasando fortunes y infringiendo un sufrimientu al pueblu, que yá nun podemos siguir tolerando.

Y la esplosiva situación social que se ta creando, ta siendo contestada dende’l Gobiernu con una esguilada desproporcionada de la represión, na que la brutalidá policial, les detenciones y encarcelamientos arbitrarios y la proliferación d’esaxeraes sanciones económiques ensin nengún sentíu, faen sumir na práctica tolos derechos y llibertaes civiles.

Coles mesmes, yá nun se trata d’un alderique sobre la violencia. ¿A quién-y gusten los enfrentamientos nos que puedes terminar cola cabeza abierta y los güesos rotos?, ¿quién quier arriesgase a terminar detenixs, enxuiciáxos ya, inclusive, en prisión?. Naide escueye voluntariamente esta opción.

Pero tamién tenemos bien claro que, mientres unos pocos sigan afogándose en dineru y en poder, vamos siguir lluchando, con tolos medios al nuesu algame, por que los nuesos fíos y fíes reciban como heriedu daqué meyor que la probeza y la miseria.

(¡Asturies de pies! ta formada por distintos sindicatos de clase y coleutivos sociales d’Asturies).