Ningún ser humano es ilegal. Basta de represión contra las persona inmigrantes

CSI-Internacionalistes

Al menos 13 inmigrantes han muerto al intentar pasar de Marruecos al Estado español por el puesto fronterizo del Tarajal en Ceuta, el pasado jueves 6 de febrero.

Según testigos presenciales, las fuerzas represivas del Estado, concretamente la Guardia Civil, han disparado pelotas de goma y gases lacrimógenos contra los inmigrantes, para impedir la entrada de los subsaharianos, cuyo único delito había sido intentar huir de una muerte anunciada, en su propio país, a la que han sido condenados por el criminal sistema capitaliusta.

La colonización occidental, aún vigente, les roba día a día sus riquezas, provoca guerras, arma a los señores de la guerra contra la soberanía de los pueblos y una vida digna para sus habitantes. Para las personas que se ven empujadas a buscarse una vida mejor, fuera de su continente, la respuesta de Europa es cerrar a cal y canto las fronteras y convertir su esperanza en persecución y dolor.

El Gobierno, a través de sus portavoces, el Ministro de Interior y el Delegado de Gobierno en Ceuta, ha defendido la actuación de la Guardia Civil e incluso ha ido más lejos, alegando violencia extrema de los inmigrantes, justificando así su intervención, cuyo único propósito ha sido impedir la entrada en territorio del Estado español, aún costa de vidas humanas.

Ante estos terribles hechos, la CSI quiere expresar su más absoluta condena, solidarizarse con las victimas y exigir:

-Investigación imparcial de los hechos.
-Depurar responsabilidades en las fuerzas de seguridad..
-Inmediata dimisión del Delegado del gobierno en Ceuta.
-Retirada de las concertinas y de la propia valla fronteriza.
-Anulación de la Ley de Extranjería, que considera a los inmigrantes meros delincuentes.
-Cierre de los CIES (centros de internamiento para extranjeros), verdaderas cárceles para los inmigrantes cuyo único “delito” es no tener papeles.
-Fin de esta política migratoria de la UE, que no respeta los derechos de las personas inmigrantes y condena a muerte a todo un continente.
-Dimisión del gobierno Rajoy, que hipócritamente dice defender la vida de los “no nacidos” pero condena a muerte y aplica todo el rigor de la represión contra seres humanos desarmados.