La CSI apoya la lucha de los/las estudiantes contra los recortes en la Universidad

El Gobierno de la Universidad de Uviéu ha procedido a cerrar una de las bibliotecas del Campus de Viesques. Ello se encuadra dentro de un plan de reorganización de las bibliotecas universitarias, que en una semana se ha llevado por delante dos plazas y ha trasladado de campus otras dos. No nos extraña mucho porque últimamente la tendencia es mover personal de un lado a otro y el mismo Rector anunció al Claustro que las jubilaciones se cubrirían con comisiones de servicios.

No es necesario recordar, o quizá sí, los perjuicios que para el empleo público tienen estas decisiones: inseguridad de dónde se va a trabajar mañana, reducción del colectivo a la mínima expresión, dejándonos aún más débiles frente a la empresa… Pero aún más importante es la mengua de posibilidades para nuestras compañeras y compañeros interinos, que viven situaciones angustiosas sin saber si van a volver a trabajar, y también para nuestros hijos e hijas, que pueden ir olvidándose de tener un trabajo digno en la Universidad. No podemos olvidar que en los 90, el acceso al empleo público salvó a muchos hijos e hijas de trabajadores asturianos de tener que emigrar.

Pues bien, frente la pasividad general, a la vista de los recortes y el retroceso de derechos, las y los estudiantes de Ingeniería, como los y las de Biología antes, no se han resignado. Tras congelarse en las aulas, pagar cada vez más por la matrícula y dejar de recibir becas y ayudas a los estudios, también han de quedarse sin una biblioteca. Ellos piensan que no se puede dar más pasos atrás y por eso han decidido encerrarse allí, impidiendo que salgan los fondos bibliográficos. Están dispuestos a resistir y conseguir el mantenimiento del servicio.

Por ello desde la CSI queremos mostrarles nuestro apoyo y solidaridad. Nos están dando un ejemplo de lucha.

¡NO AL CIERRE DE LOS SERVICIOS UNIVERSITARIOS!

Eva M. Fernández
Delegada Sindical de CSI-Universidad de Uviéu/Oviedo