Manifestación de apoyo a la población inmigrante

Convoca Ruta contra el racismo y la represión.

Manifiesto: ¿Y SI TE PUDIERA TOCAR A TI?

La noche del 2 al 3 de diciembre Alik, inmigrante armenio, murió en el Centro de Internamiento de Zona Franca (Barcelona). La versión policial habla de suicidio, pero treinta internos del CIE se pusieron en huelga de hambre al día siguiente para desmentir dicha versión. Alik pasa a engrosar la lista de personas muertas en los CIE.
El día 3 de diciembre salió de Barajas un vuelo de deportación, fletado por el gobierno español a través de un suculento acuerdo económico con Air Europa: decenas de inmigrantes de origen nigeriano fueron expulsados ese día a su país. El día 11, la semana pasada, cien personas más fueron deportadas en otro de estos vuelos, esta vez con destino Ecuador y Colombia.
Las redadas racistas para llenar estos vuelos y para mantener ocupadas las celdas de los CIE están a la orden del día. En Asturies, uno de los lugares con menos inmigración del Estado español, hay redadas en las estaciones de tren y autobuses, en los parques, a la puerta de los locutorios y de las asociaciones… El delegado de Gobierno, Gabino de Lorenzo, ha instaurado incluso la práctica de llamar a las personas migrantes a la Oficina de Extranjería, con la excusa de cualquier trámite, para aprovechar su presencia para detenerlas, encerrarlas y deportarlas.
Jueces como Francisco Javier Rodríguez Luengos y Begoña Fernández son especialmente implacables y se convierten en engranaje necesario del sistema de internamientos y deportaciones.
Parece que la contundencia de los informes que detallan las vulneraciones sistemáticas de derechos humanos tanto en los CIE como en las deportaciones no son de la incumbencia de dichos jueces y juezas.
La Ruta contra’l racismo y la represión, inserta en la Campaña estatal contra los CIE, quiere hacer propias las conclusiones aprobadas en el Encuentro estatal que se acaba de celebrar en Madrid.

MANIFESTAMOS:

– Nuestra oposición a las redadas racistas y nuestra voluntad colectiva de continuar denunciándolas y combatiéndolas.
– Nuestra radical repulsa a los CIE y nuestra firmeza en la visibilización y denuncia de lo que en ellos ocurre, hasta su cierre definitivo.
– Nuestra lucha contra los escandalosos vuelos de deportación mediante el impulso de una campaña estatal contra empresas que, como Air Europa, se lucran con dichas deportaciones.
– Nuestra denuncia de la criminalización de las personas migrantes y de las luchas sociales antirracistas.

NI REDADAS, NI CIEs, NI DEPORTACIONES