Manifestación contra el cierre de Tenneco (Monroe) Asturies

CONVOCA: ASAMBLEA DE TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE TENNECO.

Hace unas semanas, Asturies recibía un nuevo mazazo con el anuncio del cierre de la planta de Tenneco (Monroe), en Xixón. Otras 230 familias que se ven abocadas al paro.

La lista de empresas cerradas, desde hace unos años, es interminable: Diasa Pharma, Venturo XXI, Alas Aluminium, Sodes, Crady, Rioglass, Ceyd, Contratas Iglesias, Asturiana de Asfaltos, Chupa Chups, La Voz de Asturias, Bittia Media, Suzuki, Alacena, Talleres de Duro-Felguera, minas y pozos, subcontratas mineras…

Algunos datos ponen de relieve que, en los últimos cinco años, podrían haber cerrado unas 4.000 empresas en Asturies, muchas de ellas, después de haber derrochado importantes subvenciones públicas.

Así, hemos llegado a la situación actual: más de 100.000 personas en paro, entre 35.000 y 40.000 familias asturianas con todos sus miembros en paro; entre un tercio y la mitad de los y las pensionistas cobran menos de 600 euros, el 60% de la juventud está sin empleo y la pobreza empieza a afectar a un porcentaje cada vez más grande de la población.

Asturies no puede permitirse ni un parado ni una parada ni un cierre de empresa más. Pero, las trabajadoras y trabajadores también sabemos que no podemos contar con otra fuerza que no sea nuestra propia capacidad de organización y movilización.

Por ello, debemos mantener la unidad de la Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras y defenderla como único instrumento para la toma de decisiones. De esta manera, evitaremos injerencias políticas y sindicales interesadas, que sólo nos conducen a salidas individuales y a la venta de los puestos de trabajo, hipotecando el futuro de nuestros hijos e hijas y sometiéndolos a condiciones esclavistas (sin Seguridad Social, sin educación ni pensiones, con salarios de miseria…), impuestas por los patronos.

En este camino, tenemos la obligación de luchar y resistir con todas las consecuencias, implicando en ello a la sociedad asturiana. Se trata de sumar luchas y voluntades para ganar en la calle lo que nos roban en los despachos.