Seguimiento mayoritario de la plantilla de Cébrano en el tercer día de huelga

En el tercer día de huelga, la plantilla de la empresa CÉBRANO secundó mayoritariamente el paro laboral. Sólo cuatro trabajadoras (más otras dos, obligadas por los servicios mínimos) entraron hoy a trabajar.

La empresa Cébrano ha vuelto a vulnerar la normativa legal en materia de huelga, contratando el transporte a empresas externas y utilizando personal voluntario para sustituir a las trabajadoras y trabajadores en huelga. La normativa laboral en materia de huelga prohíbe tajantemente la sustitución de las trabajadoras y trabajadores en huelga por personal ajeno a la empresa.

El Comité de Huelga ya presentó una denuncia ante Inspección de Trabajo por estas mismas causas, pero la empresa continúa vulnerando la legalidad, por lo que dicho Comité de Huelga presentará una nueva denuncia ante la autoridad laboral contra la empresa Cébrano, contra las empresas de transporte externas y contra las personas voluntarias que están sustituyendo ilegalmente a los trabajadores y trabajadoras en huelga.

Las trabajadoras y trabajadores de Cébrano se concentraron hoy ante la Consejería de Bienestar Social para pedir soluciones a su precaria situación laboral y el Comité de Huelga ha mantenido hoy una reunión con el Grupo Parlamentario de Izquierda Unida en la Junta General y mantendrá otra reunión, mañana jueves, con el grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Siero, con el objetivo de llevar sus reivindicaciones hasta la Consejera de Bienestar Social y el Parlamento Asturiano.

Cébrano debe a sus trabajadores y trabajadoras, tres nóminas y, en anteriores reuniones, la empresa se ofrecía a firmar un documento comprometiéndose a abonar, en el mes de septiembre, la nómina del mes de julio y la paga extra de verano, pero condicionando este pago al abono de una subvención que el Gobierno autonómico tiene pendiente con la empresa Cébrano.

Sin embargo, la empresa reconocía que no tenía ninguna garantía de que el Principado abonara en el mes de septiembre dicha subvención. De esta manera, las trabajadoras y trabajadores seguían sin tener ninguna seguridad legal de cobrar las nóminas pendientes.

Además, la empresa reconoció que, a partir de octubre, no garantizaba el pago de ninguna nómina más. A todo ello, hay que añadir que la empresa siguió negándose a aportar las previsiones de ingresos y gastos correspondientes a los meses que quedan hasta finalizar el año y a elaborar, junto con las trabajadoras y trabajadores, un plan de viabilidad para la continuidad del Centro.

Así las cosas, sin ninguna garantía de cobro ni de continuidad del Centro, las trabajadoras y trabajadores seguirán adelante con la huelga convocada.

Comprendemos los trastornos que esta huelga puede causar a las personas usuarias del Centro y a sus familias, pero tenemos la convicción de que si no tomamos las medidas oportunas, estaremos poniendo en peligro, no sólo los puestos de trabajo, sino la propia continuidad del Centro.

Para las trabajadoras y trabajadores, la solución a este conflicto pasa por que la empresa CÉBRANO cambie de actitud. CÉBRANO debe asumir sus responsabilidades económicas, “hacer sus deberes” ante el Gobierno autonómico y poner fin a esta situación, garantizando el pago de los salarios, explicando a la plantilla y a las familias de las personas usuarias, la situación económica real de la empresa y elaborando un plan de viabilidad que de continuidad al Centro y al cuidado de las personas que dependen de él.