Arranca la campaña contra el despido en el taller de Barros (Duro-Felguera) y contra el cierre de los Talleres de Duro-Felguera

El responsable de la Sección Sindical de la Corriente Sindical d’Izquierda en Felguera Construcciones Mecánicas (Taller de Barros) de la empresa Duro-Felguera, fue despedido el pasado 10 de mayo de 2013.

No es la primera vez que Duro-Felguera persigue a este trabajador. Anteriormente, la empresa abrió expediente disciplinario por diversos enfrentamientos surgidos por la actitud del trabajador en defensa de los derechos laborales. En el juicio celebrado posteriormente, el juzgado, dio la razón al trabajador, echando abajo dicho expediente y considerándolo una represalia de los derechos sindicales.

Actualmente, el trabajador se encontraba bajo uno de los contratos-relevo acordados por la Empresa y los Comités, que obligan a la empresa a renovar automáticamente dicho contrato en el momento en que se cumplen las condiciones fijadas para el relevo.

La Empresa incumplió dicho acuerdo y despidió de forma ilegal al trabajador, dejando en el aire no sólo este contrato, sino también el futuro de los puestos de trabajo del resto de trabajadores que se encuentran en contrato relevo.

Para la CSI, este despido es un nuevo caso de represión sindical en Duro-Felguera, que persigue y despide a cualquier trabajador que denuncie cualquier abuso de la empresa.

El responsable de CSI en el taller de Barros había denunciado, ante Inspección de Trabajo, numerosos incumplimientos de la empresa y se había destacado por su oposición a los traslados de plantilla y los planes empresariales de cierres de talleres.

El representante de la empresa Duro-Felguera fue muy claro y aconsejó al trabajador aceptar una cantidad de dinero “porque esto es lo máximo que puedes sacar; la empresa va a cerrar los talleres, ya lo dijo el propio presidente del Grupo Duro-Felguera”.

El trabajador despedido rechazó las ofertas económicas realizadas por la empresa para que renunciara a su puesto de trabajo, exigiendo su inmediata readmisión.

La CSI considera que no podemos permitirnos ni un solo parado o parada más en Asturies y anunciamos que defenderemos, con todos los medios a nuestro alcance, a cualquier trabajadora o trabajador despedido y represaliado por defender los puestos de trabajo y los derechos de la clase obrera.

CSI-BARROS