Represión sindical a CSI y CGT

El Delegado de Gobierno en Asturies, Gabino de Lorenzo, ha abierto un expediente sancionador contra los sindicatos Corriente Sindical d’Izquierda y CGT, en el que se piden multas de hasta 30.000 € a cada uno de estos sindicatos. El monto total de estas sanciones puede alcanzar los 90.000 €.

Según el expediente sancionador, las sanciones provienen de tres movilizaciones distintas. El 14 de julio de 2012, durante la manifestación convocada bajo el título de Marcha Negra “antes de empezar la marcha, un grupo de jóvenes encapuchados, almacena en la vía pública un ataúd DE CARTÓN en el que se podía leer NI BANQUEROS NI BORBONES, TODOS A LOS TIBURONES, al que prenden fuego”. Cabe destacar que la propia policía reconoce que “este hecho es aplaudido por una gran parte de los asistentes…”. El informe continúa diciendo que, además de ello, “un joven realiza varias pintadas…”.

Otro supuesto hecho sancionado es “la realización de pintadas sobre distintas sucursales bancarias, por parte de varias personas…”, durante la manifestación del Primero de Mayo de 2013.

Y, por último, se sanciona la actuación de los piquetes durante la huelga general del 14 de noviembre de 2012, en la que se produjeron 4 detenciones, y la manifestación espontánea que, en solidaridad con los cuatro detenidos, se produjo hacia la Comisaría de Policía de Gijón y en la que, según reconoce la propia policía “DADO EL ELEVADO NÚMERO DE PARTICIPANTES, se impide la normal circulación de vehículos…”.

Ante todo ello, los sindicatos alternativos, manifestamos:

1-Que la realidad del empobrecimiento general de las y los trabajadores, la situación de desempleo y pobreza generalizada o la creciente falta de asistencia alimentaria, sanitaria y social, justifican sobradamente las protestas y movilizaciones realizadas.

2-El Delegado de Gobierno mira hacia otro lado ante los innumerables casos de corrupción que se dan en Asturies, pero sanciona con 90.000 € una protesta que consiste en el “gravísimo delito” de quemar unos cuantos cartones y hacer una pintada.

En ese sentido, la propia declaración policial, reconociendo que la quema del ataúd de cartón “es aplaudida por una gran parte de los asistentes”, da a entender que este acto se realiza sin ningún peligro para la seguridad pública, porque nadie aplaude aquello que le pueda suponer algún tipo de riesgo.

3-Gabino de Lorenzo calla ante el escandaloso robo perpetrado por la banca a base de preferentes, préstamos abusivos y compensaciones económicas ilegales para sus directivos, algunos de los cuales terminaron en prisión. Calla, también, ante los cada vez más numerosos suicidios que suponen los desahucios. Pero pierde el sueño y despilfarra los recursos públicos buscando “peligrosísimos delincuentes” cuyo gravísimo delito es hacer pintadas que, únicamente, señalan con el dedo a los verdaderos responsables de la situación de crisis-estafa que padecemos.

4-En cuanto a las sanciones derivadas de la huelga general del 14 de noviembre, Gabino de Lorenzo parece decidido a suplantar a jueces, fiscales y abogados, y él mismo juzga y condena a las organizaciones sindicales por hechos que todavía no han pasado de la fase de instrucción en los juzgados.

En el informe policial se habla de “la actuación radicalizada de piquetes hacia el pequeño comercio y sector de servicios, que obligaron a una respuesta policial que culminó con 4 personas detenidas y 7 agentes lesionados”.

Sin embargo dicha “actuación radicalizada de los piquetes” no es creíble porque hasta la propia policía pudo constatar que el cierre de bares, comercios y sector servicios fue generalizado durante la mañana del día de huelga. Además de ello, la carga policial y las cuatro detenciones se produjeron cuando los piquetes habían terminado su recorrido por el centro de la ciudad y ya se encaminaban hacia la sede de los sindicatos para preparar la manifestación que iba a tener lugar a continuación.

Pero, cuando los piquetes llegaron a la sede sindical, se produjo una nueva carga policial, allanando la sede de los sindicatos y provocando un enfrentamiento que tuvo como consecuencia varios policías y trabajadores lesionados. Esto provocó la imputación de otros cuatro trabajadores y, actualmente, también están en curso diez denuncias en los juzgados por agresiones policiales que fueron calificadas por el forense como posibles causas de delito. Todo ello fue lo que provocó una manifestación espontánea hacia comisaría, para exigir la libertad de los cuatro detenidos y una reacción popular justificada y hasta reconocida como de muy elevada participación por el propio informe policial.

Ante todo esto, desde CSI y CGT queremos manifestar que la represión nunca nos hará dar pasos atrás y anunciamos nuestra firme decisión de seguir luchando, como hasta ahora, por los derechos de las trabajadoras y trabajadores.

(Foto de la concentración de miles de personas ante la comisaría de policía, para exigir la libertad de los cuatro detenidos en la huelga general del 14 de noviembre. Los detenidos fueron puestos en libertad al cabo de unas horas).