Crónica de la marcha-manifestación de Mieres

Unas 600 personas participaron en la Marcha-manifestación contra el paro, la corrupción, los recortes y la represión, convocada en Mieres por los sindicatos CSI, CNT, CGT y SUATEA, y los colectivos sociales Colectivo de Parad@s-Precari@s de Asturies, FUSOA, Despedidos subcontratas de Hunosa, Centro Social Sestaferia, Asociación Picu Rabicu, Asociación contra la exclusión Alambique, Asociación L’Arcu la Vieya, Centro Social La Semiente y Plataforma de Afectad@s por la Hipoteca.

La Marcha comenzó con la quema de un muñeco con forma de “platanito” y la careta del Ministro Soria “que representa lo que vamos a hacer con la política económica, laboral y social del Gobierno y de la Troika”.

Una pancarta, desplegada en lo alto de un edificio universitario, con el lema “Lucha obrera pola Universidá”, recordaba la lucha que el movimiento obrero llevó adelante para que los hijos e hijas de las trabajadoras y trabajadores accedieran a los estudios universitarios y que “ahora tendremos que volver a retomar porque quieren echar a la gente obrera de la Universidad, pero la lucha obrera volverá a impedirlo”.

La represión laboral y las condiciones de trabajo esclavistas de Telepizza, merecieron la pegada de carteles de protesta en los cristales de una de sus franquicias, al tiempo que se informaba “del despido en esta empresa, de secciones sindicales enteras de la CNT, por defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras”, para concluir que “el secreto de Telepizza no está en la pasta, está en la rata”.

SUATEA desplegó una pancarta en defensa de la Educación Pública y pedía la retirada inmediata de la LOMCE

Todas las sucursales bancarias fueron “decoradas” con pancartas acusando a la banca de “criminales, porque inducen a las personas al suicidio acosándolas y quitándoles sus viviendas y estafando a la gente con preferentes y préstamos abusivos”. Se acusó a la banca de ser “los vampiros de la clase obrera, de llevarnos a la pobreza por su avaricia y de utilizar su dinero para llenar el mundo de guerra, hambre y miseria”.

El Colectivo de Parad@s-Precari@s de Asturies, pegó una pancarta en las cristaleras del INEM, exigiendo “un trabajo y un salario dignos, para poder vivir”.

El colectivo Muyeres en Llucha, de la CSI. colgó una pancarta delante de la iglesia, reivindicando el derecho al aborto libre, llegal, gratuíto y seguro.

Para terminar, la Marcha se solidarizó con la huelga general que tuvo lugar en Euskal Herría y se recordó que “si el ataque del capitalismo es total, la respuesta de la clase obrera también será total”.

Gritos de ¡Puxa la llucha obrera! y Puxa Asturies!, pusieron fien a esta movilización.

¡ASTURIES EN PIE!