Concentración en solidaridad con las trabajadoras asesinadas en Bangladesh

CSI y Asociación Picu Rabicu

COMUNICADO ANTE EL HOMICIDIO DE MÁS DE MIL TRABAJADORAS EN BANGLADESH

El pasado 24 de abril, sólo unos meses después de la incendio de una fábrica en un suburbio de Dacca que ha dejado más de cien muertas, un edificio donde trabajaban 3.000 personas, casi todas mujeres, se desplomó también en Dacca, Bangladesh.

El día anterior habían aparecido grietas en el edificio, construido ilegalmente sobre terreno inestable. Sólo una compañía había ordenado a su personal que no se presentara a trabajar. Las demás obligaron a sus trabajadoras a seguir con sus tareas, porque su contratos con las empresas extranjeras les obliguen a aportar un número determinado de prendas cada día y no cumplir supone arriesgarse a quedarse sin el contrato.

Entre las compañías con tiendas en Asturies que han confirmado que producían en alguna de las fábricas implicadas en el suceso figuran Primark, Benetton y El Corte Inglés. También se apunta a Sfera, C&A y Mango (al que el Wall Street Journal ha acusado de presionar para completar un pedido).

Sólo dos semanas después, el 8 de mayo, se ha quemado otra fábrica, también en Dacca, muriendo al menos ocho personas.

Frente a esos cadáveres sepultados, conviene pararse a pensar en este modelo económico que no se propone satisfacer necesidades básicas de las personas, sino solamente el enriquecimiento de unos pocos, como los dueños de estas cadenas textiles, que para sacar más beneficios explotan hasta el esclavismo, hasta la vestigio, abusando de aquellas personas cuya pobreza no les permite oponer resistencia a estas prácticas laborales.

Y todo esto sin que se les mueva una ceja. Algunas cadenas, como El Corte Inglés y Primark han anunciado indemnizaciones para las víctimas, pero no es más que un lavado de cara: primero matan y luego mandan flores…

Como consumidores podemos escoger, aunque no sea sencillo. El Consumo Responsable consiste en comprar sólo lo que precisamos y pagando precios justos por un producto de calidad y en condiciones dignas para las y los trabajadoras.

Sabemos que es complicado ser coherente con este discurso, la injusticia en el comercio es lo que domina dentro de este sistema. Pero siempre podemos intercambiar, reparar, crear una prenda nueva a partir de otras viejas… Y luchar contra el capitalismo.

BANGLADESH, VUESTRAS MUERTES SON NUESTRAS MUERTES.
CASTIGO PARA TODOS EL CULPABLES.

CONCENTRACIÓN EN SOLIDARIDAD CON LAS TRABAJADORAS ASESINADAS EN BANGLADESH