Huelga general de educación 9 Mayo

La lucha paga

Ya lo sabíamos, los derechos que perdimos y los que aún conservamos fueron fruto de la lucha, de la nuestra o de la de los que nos precedieron. Es el ABC, pero parece que hay que recordarlo o demostrarlo continuamente. En el último periodo parece que nuestros esfuerzos por parar lo que se nos viene encima dan poco fruto, las victorias son pocas, los sacrificios cunden poco y el desánimo se extiende. Muchos compañeros y compañeras repiten ese mantra “luchar no sirve para nada”. Nunca podemos saber si un esfuerzo colectivo conseguirá un nuevo derecho o parará una propuesta de pérdida de otro, pero seguros estamos de que la pasividad es garantía de derrota.

En estos días el mantra se repite mucho, “la huelga no sirve de nada”, más como una autojustificación para el esquirolaje que con un convencimiento total de lo que se dice. Esta gente tan práctica, que no conserva para sí aquello que no resulta útil, debería renunciar a los frutos de la lucha, debería decir para ser consecuente consigo mismo y ganarse el respeto de los demás “sí, la huelga no sirve para nada y de lo que decís que la huelga trajo, para mí, nada” No hace falta remontarse mucho y entonces decirle que si sus hijos ya tienen 10 años ya están en edad para entrar en la mina, no, basta con recordar que la enseñanza pública y en particular la asturiana no sería como es sin los grandes procesos de movilización que se vivieron: el curso 1987/1988 ,el 2000/2001 y el 2004/2005. No hace falta ni tan siquiera remontarse unos pocos años porque hace unos días la consejera de educación se echó atrás en su plan de suprimir la prórroga del contrato de verano. Con el recorte ya aprobado en consejo de gobierno y ya presentado hace un año en Madrid como parte del plan de ajuste.

Un abrazo colectivo para todo y todas los que hicieron algo por ello. A los que desde las redes sociales trataron de concienciar y presionar, a los y las que organizaron recogidas de firmas de familias y docentes, a los que acudieron a las concentraciones de principio de curso, en la mesa sectorial, en el registro y en Plaza España, a los y las que escribieron cartas a la prensa y presionaron a sindicatos y partidos políticos. A los y las que nada hicieron porque nada sirve para nada, nada.

En realidad no se creen lo que dicen, saben que el tren saldrá aunque ellos no compren el billete.

El 9 de mayo, todos y todas a la huelga.