Aulas vacías y calles llenas. El 9 de mayo huelga en la enseñanza

Es tal el despropósito que plantea el anteproyecto de la futura ley de educación (LOMCE), es de tal calibre el ataque que supone para la Escuela Pública, que ha alcanzado el dudoso éxito de ser causante de que se convoque , el próximo día 9, la primera huelga en nuestra democracia que merece el nombre de huelga general en la Educación, y que unirá a familias, estudiantes y profesorado en todas las etapas educativas, desde infantil a la universidad.

Y razones sobran.

Por una parte, tenemos un Sistema Educativo altamente privatizado: somos el tercer país en el ámbito europeo y el segundo en el ámbito iberoamericano en lo que a porcentaje de centros privados se refiere. Pero es que, además, gracias al sistema de conciertos educativos, la mayoría de esta enseñanza privada se paga con dinero público de todos los ciudadanos. Y, por si esto fuera poco, cerca del 90% de estos centros se encuentran de manos de órdenes religiosas de la iglesia católica. Es decir, lejos de acercarnos a una escuela pública inclusiva, gran parte de nuestro sistema educativo es confesional y excluyente, pero pagado entre entre todos los ciudadanos.

Por otra, la actual situación de crisis económica en la que nos encontramos está siendo soportada fundamentalmente por las clases medias y las más desfavorecidas; sus efectos no recaen ni sobre los responsables más directos ni sobre las grandes fortunas.

Así, la Escuela Pública, la que es de tod@s y para tod@s, es la que más está sufriendo los efectos de los recortes de todo tipo que se ciernen sobre ella. Las asignaciones presupuestarias, que ya de por sí son mínimas y se emplean fundamentalmente en gastos de bienes y servicios (suministros: agua, luz, calefacción…) se congelan o reducen, a la par que sube el IVA y se incrementa el coste de los servicios.

Pero el principal recorte que se está realizando recae sobre el profesorado y el número de unidades. Un reciente estudio de uno de los sindicatos mayoritarios estima en más de 62.000 el número de docentes que han quedado expulsados de la enseñanza pública, fundamentalmente mediante la no contratación de profesorado interino, la no cobertura de bajas por jubilación, la eliminación de comisiones de servicios y programas y la reducción de unidades. Y todo ello, pese a que el alumnado de la enseñanza pública no universitaria ha aumentado considerablemente en los últimos años.

Y para culminar este despropósito educativo el ministro de educación del Partido Popular, el ministro Wert, pretende poner en marcha una nueva ley orgánica de educación que, pese a lo que su nombre indica (LOMCE = Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa) no es sino una ley cuyos fines reales son conseguir una mayor privatización del sistema educativo, a la par que dar cobertura legal a una mayor segregación de alumnado y de los centros, eliminando de paso cualquier participación en la gestión de los mismos.

En el caso concreto de nuestra comunidad autónoma, Asturias, el leve intento por parte de la Consejería de Educación de cumplir las sentencias judiciales no renovando los conciertos educativos con los centros del Opus Dei que segregan por sexos, y retirar el concierto de unas 10 unidades privadas (que no es lo mismo que no autorizarlas o cerrarlas), ha provocado reacciones absolutamente desmesuradas e injustificadas por parte de la patronal de dichos centros y de algunos sindicatos.

Hay que recordar que en los últimos años se han dejado de contratar varios cientos de docentes interin@s en la enseñanza pública y que sólo para el próximo curso ya se adelanta oficialmente que se recortaran cerca de 200 más (lo que multiplica por más de 20 el posible número de profesorado afectado en los centros privados). Que la contratación del profesorado interino excluía * el cobro del verano, mientras que no sucede lo mismo con los profesores de religión, por ejemplo, o el profesorado de la privada concertada. Que se siguen anunciando cierres de unidades en la escuela rural o que, en palabras de la Consejera se aumentan plazas escolares en la concertada…

Por todo ello, el Movimiento Social por la Escuela Pública – Asturias apoya la huelga del día 9 y las diferentes convocatorias de protesta anunciadas, que tienen por objeto la denuncia de estas situaciones y la defensa de una Escuela Pública inclusiva y de calidad, de todos y para todos, laica, gratuita y democrática. Invitamos a toda la ciudadanía a participar en las mismas.

* Redactado el escrito llega la noticia de que el Gobierno del Principado rectifica y el profesorado interino sí cobrará durante el verano. Una muestra de que movilizarse y luchar es imprescindible, de que sí se puede.

El próximo día 9, aulas vacía y calles llenas

Manifestación en Oviedo, 18:00 h. Salida desde RENFE