Manifestación L’asturianu, llingua oficial

Trabajadores de la lengua asturiana

La falta de reconocimiento oficial de la lengua asturiana hace que las condiciones laborales de las personas que trabajan con este idioma estén en una situación de precariedad inalmisible.

La no oficialización del asturiano y la no reconocimiento de la Especialidad en Lengua Asturiana hace que las condiciones laborales de las trabajadoras de la enseñanza las sean más precarias dentro el colectivo de interinas, al en un tener derecho a presentarse a unas oposiciones para dejar de ser y poder estabilizar su puesto de trabajo.

La enseñante de lengua asturiana en los centros educativos públicos asturianos está condenada a la inestabilidad personal y laboral año tras año, porque no un conoce hasta el inicio del curso escolar si trabajará o no, y en caso de poder seguir desempeñando su labor, en qué lugar lo hará. Además, los últimos recortes del Gobierno asturiano dejan a las personas interinas sin contrato en los meses de verano, con los perjuicios que supón tanto en el salario, como en la cotización, en los trienios y sexenios, o en la propia experiencia laboral.

Por si en un afuera abondo, hoy en día el profesorado que trabaja en la enseñanza del idioma está viendo cómo corre peligro su puesto de trabajo ya que en la nueva ley de educación, la LOMCE, en un se regula la enseñanza de las lenguas no oficiales, por el que queda en manos de la Administración asturiana desarrollar ese articulado, es decir, su diseño curricular, la carga lectiva y el papel del profesorado. Miéu en los da que sea el mismo Gobierno que en treinta años en un ha sido quienes para arreglar situación de subordinación del asturiano, ni siquiera para equiparar los derechos de las trabajadores de la lengua asturiana al resto de compañeras, quien tenga en sus manos el futuro de la enseñanza del asturiano.

En cuantas a los servicios de normalización lingüística (SNL) en los concejos, bien conocidas son las irregularidades en los procesos de contratación, así como los requisitos exigidos para acceder a ellas. Ahora bien, en empricipiando a trabajar situación de estas personas en un mejora, porque la mayor parte de ellas padecen contratos anuales -en el mejor de los casos- o semestrales, sin que la Administración local o autonómica la garantice continuidad del SNL, y en qué condiciones, llegando, a veces, a darse situaciones de total precariedad: atendiendo otras dependencias municipales, como la oficina de turismo o la ludoteca o trabajadores justificando subvenciones del concejo ya en paro y desde casa.

Aparte, las normalizadores lingüísticas en un tienen los propios derechos que las compañeras, como la antigüedad laboral o el reconocimiento administrativo de su categoría profesional. En los últimos años, recortándose los salarios ya pobres y se las aminorasteis horas de trabajo según las ocurrencias del momento, sin que los propios concejos o el Gobierno asturiano asuman a estos trabajadores como propios, quedando siempre en tierra de nadie.

Por el contrario, el sector audiovisual asturiano relampaguea por la práctica inexistencia de trabajadoras que la usen lengua asturiana. La TPA nada más emite un 4’6% de su programación en asturiano y la RPA alcanza el irrisoriu 1’8%, ambos datos engordados con las repeticiones. En un tiene en plantilla a nadie que use el asturiano como lengua vehicular en su labor: en un se conocen traductores, dobladores, presentadores, correctores o actores, etc. que usan el idioma como su herramienta de trabajo.

A la cola, en un podemos olvidar situación por la que pasa el sector editorial asturiano. En el último año han cerrar con llave todas las librerías especializadas en el libro en asturiano, y ha encerrado el único periódico físico que se escribía en asturiano y su editorial. La propia Academia de la Lengua Asturiana, tras el último recorte en su presupuesto, está teniendo que negociar mucho para mantener a sus trabajadores. Por el contrario, este mismo sindicato tiene denunciadas las irregularidades en la provisión de una plaza de traductora en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, práctica bien conocida en la Administración asturiana.

Podríamos escribir muchas más ringleres por omisión, por la ausencia de trabajadoras de la lengua asturiana en todas las partes de la sociedad, públicas y privadas, aquí, por el momento, solo queremos denunciar y dejar constancia del perprobe número de trabajadores con el asturiano y de la característica común que los adjunta a todas: la precariedad absoluta, todavía mayor que la de sus compañeras -que ya es decir-, en cualesquiera ocupación, sin reconocimiento de ningún tipo en todos los sectores.

Por ello, queremos invitaros a luchar contra esta agresión, porque el reconocimiento del idioma es también el reconocimiento de sus trabajadores, participando de la manifestación que organiza la Junta por la Defensa de la Lengua Asturiana este viernes 3 de mayo, a las 19:30 horas, desde la Estación del Norte de Oviedo.

¡El asturiano lengua oficial!