CSI contra la especulación en el PGOU de Xixón

La Corriente Sindical d’Izquierda quiere hacer pública su satisfacción por la sentencia del TSJA, que obliga al Ayuntamiento de Xixón a retirar el Plan General de Ordenación Urbana y adaptarlo a la legalidad actual.

Para la CSI, el PGOU parte de una mentira impresentable, pues se olvida de que los faraónicos proyectos previstos para Xixón (Polo Energético del Musel, Zalia, AVE, etc.) se han quedado en un enorme fracaso y el concejo ya no está en expansión, sino en una recesión industrial, laboral y económica, de la que no vamos a salir a golpe de “pelotazo”.

No se trata pues, como quieren hacernos creer, de corregir un mero trámite burocrático, y volver a someter a información pública el mismo documento, sino redefinir nuevamente el PGOU y adaptarlo a la nueva situación socioeconómica, territorial y medioambiental del municipio

Para la CSI, este PGOU estaba regido por la única idea de la especulación, diseñado al dictado de promotores y constructores, obviando los intereses del conjunto del pueblo de gijonés y dando rienda suelta a la más pura especulación.

Asimismo, en la CSI consideramos impresentable que estos promotores y constructores, los mismos que, con la burbuja inmobiliaria y el ladrillazo, nos condujeron a la crisis que ahora estamos padeciendo, pretendan, ahora, dirigir los planes urbanísticos.

Para la CSI, esta sentencia supone todo un varapalo para PSOE e IU-Los Verdes, que, en su momento, aprobaron el PGOU, y un aviso a navegantes para todos los grupos municipales del Ayuntamiento, que deben poner luz y taquígrafos en la redacción de los planes de ordenación urbana, en lugar de diseñarlos al amparo de la oscuridad de los despachos.

Creemos que, de una vez por todas, el Gobierno municipal y el conjunto de partidos políticos del Ayuntamiento, tienen que dejar de utilizar los planes urbanísticos como fuente inagotable de negocio para unos pocos y desarrollar un urbanismo acorde con el concepto de “ciudad saludable”, atendiendo, como primer objetivo, las necesidades reales del conjunto del pueblo de Xixón.