La CSI llama a la participación na manifestación pol Derechu a la Vivienda y Escontra’l Xenocidiu financieru

La Corriente Sindical d’Izquierda fai un llamamientu al conxuntu la clas obrera asturiana, pa participar activamente na manifestación “pol drechu a la vivienda y escontra el xenocidiu financieru”, convocada pola Plataforma d’Afectaos poles Hipoteques (PAH) de Asturies, y que va partir de la plaza L’Humedal de Xixón, a les 17:00 h. del próximu sábadu 16 de febreru.

La CSI fai de so les reivindicaciones d’esta Plataforma y señala a les entidaes bancaries y financieres, amparaes pol Gobiernu, como braeros criminales y responsables d’un xenocidiu que yá segó la vida de numberoses presones.

Esto ye lo que tenemos: despidos, desahucios, detenciones, xuicios, cárcel, represión y, lo peor de too, presones que, por causa de la perda del so emplegu o de la so vivienda, deciden quitase la vida porque la so dignidá tórga-yos siguir viviendo tiraes na cai y comiendo de lo qu’atopen na basoria. Mentanto, unos pocos amasen fortunes y poder a cuenta de la miseria de muchos.

El sentimientu de rabia fai inútiles les palabres y cualquier cosa que pueda dicise sirve de pocu.

Un trabayu dignu, una vivienda, un hospital, una escuela o una universidá, agora son luxos demasiáu caros que les y los trabayadores nun debemos permitinos. Intenten tornanos a la Edá Media y nun se-yos ocurre otra cosa que culpanos por vivir “percima les nueses posibilidaes”.

¿Somos culpables de ser despedidos y despedides?, ¿somos culpables de nun atopar una forma de gananos la vida?, ¿somos culpables de nun tener nin pa comer?, ¿somos culpables de nun ganar enforma pa poder tener una vivienda?… Eso ye lo que quieren faenos creer.

Tolos seres humanos tendríen de tener garantizaos los sos derechos básicos pol simple fechu d’esistir. Pero nun ye asina. Los únicos que nacen con drechos son los ricos.

Pero esta realidá nun la vamos camudar sentaos nel sofá de la nuesa casa. Por eso, dende la CSI afalagamos a tola clas obrera asturiana a participar nesta manifestación, p’algamar que’l drechu a una vivienda digna sía una realidá pa toes y toos.